Reseña de Hay que matar a Lewis Winter

matar-lewis
Compartir:

Hay que matar a Lewis Winter

Matar a un hombre es fácil. Matar bien a un hombre es difícil. La gente que lo hace bien lo sabe. La gente que lo hace mal lo aprende a golpes. Aprenderlo así tiene sus consecuencias… Un hombre de veintinueve años recibe una llamada telefónica. El motivo es una oferta de trabajo, uno más. El objetivo: Lewis Winter. Hay que matar a Lewis Winter, el original debut del escocés Malcolm Mackay, dibuja con gran maestría y verosimilitud el sombrío panorama del mundo de la delincuencia en Glasgow. Con un estilo descarnado y directo en el que destaca la alternancia de puntos de vista, Mackay nos ofrece una novela apasionante y sobrecogedora sobre ese entramado de oscuras relaciones y ética nada convencional.

Personajes 80.
Historia 90.
Escritura 80.
Final 70.

Lo bueno

  • La increíble caracterización de los personajes
  • Los diferentes puntos de vista
  • El ritmo de la historia
  • El estilo

Lo malo

  • Un comienzo difícil
  • Las distintas tramas con finales abiertos
8.0

Nota media

¿Alguna vez habéis querido matar a alguien? No, no os estoy vendiendo mi libro otra vez, tranquilos. Es que esta semana os traigo la reseña de una novela que yo defino como “El manual del perfecto sicario” Se trata de Hay que matar a Lewis Winter, una novela enmarcada en el Tartan noir, osea, género negro escocés. ¿Os he dicho que odio las etiquetas? Odio las etiquetas. Pero este libro me ha encantado.

Hay que matar a Lewis Winter

Hay que matar a Lewis Winter es la primera novela del escocés Malcolm Mackay, la primera de la  Trilogía de Glasgow, y la única publicada en español, si bien rezo para que esto se solucione pronto porque necesito saber cómo continúa esta historia.

Aunque debo admitir que el comienzo resulta difícil. La primera frase es maravillosa:

Todo comienza con una llamada de teléfono

Pero luego se complica. Si no hubiera sido por mi grave incapacidad para abandonar un libro a la mitad, quizá lo habría hecho. En cambio, continué a desgana y descubrí una novela estupenda.  ¿Qué tiene de complicado este inicio? La prosa no parece gran cosa, las frases son cortas, directas, la segunda persona resulta confusa, te preguntas qué es esto y si harías mejor en pasar a otro libro. No. En cuanto te acostumbras descubres una historia en la que cada trama está hilada con precisión y en la que el estilo es de esa manera por un motivo.

Al final, no solo te acostumbras sino que lo disfrutas como un enano hasta quedarte con ganas de más.

¡Por favor, Editorial Siruela, publiquen las siguientes en español!

La trama

La historia, como no puede ser de otra manera, gira alrededor del asesinato de Lewis Winter, y lo narra a lo largo de todo el proceso, desde la contratación del asesino, la ejecución y la investigación policial. A diferencia de lo que el género nos tiene acostumbrados, Hay que matar a Lewis Winter no se centra en el punto  de vista del detective que intenta resolver el caso, sino que vivimos la historia desde todos los puntos de vista posibles: somos el asesino y la víctima, el policía, los testigos, los inductores… Estamos en todas partes y eso nos ayuda a comprender y vivir hasta el último detalle de una historia que es imposible que no nos enganche.

Con toda la naturalidad del mundo, como quien cuenta que fue al supermercado a hacer la compra de la semana, asistimos a la historia de Calum MacLean, un sicario independiente contratado para sustituir al asesino oficial de una banda de gángsters. ¿El trabajo? Sencillo, matar a Lewis Winter, un don nadie que parece tener intenciones de ascender en el mundillo del crimen organizado.

Y mientras Calum prepara, realiza y se recupera de su trabajo, vivimos la rutina de este mundo como si no fuera nada en particular. Jefes del hampa, asesinos y miembros de las bandas que tienen sus vidas, sus preocupaciones, sus historias… La muerte de Lewis Winter no es relevante para ellos. Un día normal de trabajo. Aunque claro, en este trabajo te estás jugando la vida, y no puedes fiarte de nadie, así que, aunque todo salga bien, nada te asegura que tú salgas bien. ¿Por qué querían matar a Winter? ¿Para quién trabajaba este? ¿Va alguien a querer vengar su muerte? ¿Hay alguien de quien te puedas fiar?

Los personajes

En Hay que matar a Lewis Winter tenemos un montón de personajes. Tanto es así que el autor ofrece un listado completo al inicio del libro, como una de aquellas novelas de Agatha Christie en la que podías consultar quién era quién. Y no es de extrañar que lo haga, ya que vivimos la historia desde muchos puntos de vista, acompañamos a cada personaje involucrado más o menos directamente con el caso, y a los que se relacionan con él.

Sin embargo, que sean tantos no lo hace complicado, son personajes muy bien definidos, cada uno con su propio carácter, sus preocupaciones y ambiciones. En cada aspecto del caso nos resulta sencillo entenderlos y conocerlos, así que su número no resulta un  problema.

  • Calum MacLean. El sicario. Un trabajo como otro cualquiera, ¿no? Un hombre joven con una gran reputación dentro de su oficio que prefiere trabajar independiente, sin ataduras. No se fía de las bandas organizadas y hace bien. Tiene su vida, su rutina, su normalidad. Organiza los encargos con la precisión necesaria para que no lo atrapen, seguridad laboral en su máximo exponente.
  • Peter Jamieson y John Young: Los inductores. Juntos han formado un pequeño imperio del crimen y no están dispuestos a que nadie les robe su parcela de poder.  Necesitan matar a Lewis Winter, y Frank MacLeod es su hombre para hacerlo.
  • Frank MacLeod: El mejor asesino a sueldo de Jamieson y Young. Pero se está haciendo mayor, lo acaban de operar de la cadera y no puede hacerse cargo del trabajo. Él les recomienda a Calum.
  • Lewis Winter: ¿Qué ha hecho este narcotraficante de poca monta para merecer la muerte? Quizá se ha juntado con quien no debía, quizá solo quería darle algo mejor a su mujer.
  • Zara Cope: La joven mujer de Winter, una belleza. Tras una vida saltando de delincuente en delincuente, solo quiere un hombre que la mantenga y la deje tranquila. Aunque Winter es tan aburrido y tan mayor…
  • Stewart Macintosh: Joven, guapo, soltero. Conocer a una chica guapa en una discoteca es algo bueno, ¿no? Aunque ella esté acompañada de un viejo. ¿Qué malo puede pasar?
  • Michael Fisher: Policía judicial. Hay que atrapar a los malos sean quienes sean y sin importar lo que tenga que hacer para lograrlo.
  • Paul Greig: Agente de policía. A veces hay que ensuciarse las manos para saber lo que ocurre en las calles. Y si por el camino sacas algo en tu propio beneficio, pues oye, no vas a decir que no, ¿verdad?

Estos son los principales, por decirlo de alguna manera, los que más salen, pero hay muchos más: policías, matones, familia, amigos… Unos tienen más peso y otros menos, unos se quedan atrás en cuanto pasas la página y otros permanecen cuando cierras el libro. Es el caso de Nate Colgan, el exmarido de Zara. Será que siempre me han gustado los malotes,  pero en cuanto apareció me puse a salivar. Sospecho que cobra más protagonismo en la segunda parte del libro así que, aunque me repita: ¡Editorial Siruela, publiquen la segunda, ya! Porfa…

El final

El final es demasiado abierto para mi gusto. Normal, como he dicho este es el primero de una trilogía, así que cumple a la perfección su papel de dejarte con ganas de más. Algunas tramas se cierran, pero la mayoría permanece abierta para que corras a por la siguiente entrega. Y aquí estoy, esperando.

En resumen: Hay que matar a Lewis Winter

Hay que matar a Lewis Winter cuenta con un llamativo título y una portada que te impacta desde el primer vistazo. Son dos reclamos a los que, en esta ocasión, deberías hacer caso.

Aunque la primera página se haga un poco difícil por el estilo literario y esa segunda persona en que no sabes si el personaje habla contigo o consigo mismo, vale mucho la pena seguir adelante. Es un libro muy corto que, además, se lee a toda velocidad gracias a un ritmo ágil pero bien narrado, sin dar sensación de prisa.

Te engancharás a sus personajes, a su naturalidad y las reacciones de cada uno, y acabarás como yo, pidiendo más. Al menos, eso espero.

Y vosotros, ¿habéis leído la novela? ¡Contadme qué os pareció!

Si no es así y queréis comprarla, podéis hacerlo en librerías o en Amazon a través del siguiente enlace:

Compartir:

Comentarios (3)

Me ha parecido una reseña muy elaborada y minuciosa.
Sin duda, añado este libro a mi lista de pendientes.
Un saludo y estaré atenta a las actualizaciones en tu blog.

Me ha parecido una reseña elaborada y minuciosa.
Añado este libro a mi lista de lectura.

Un saludo.

Muchas gracias por tu comentario, María Belén. Espero que disfrutes tanto del libro como he hecho yo, recuerda darle una oportunidad aunque al principio parezca raro 😀

Un abrazo

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados