Reseña de Última sesión

Última sesión
Compartir:

Última sesión

Una noche húmeda de octubre, la joven Ashley Cordova aparece muerta en un almacén abandonado del Bajo Manhattan. Scott McGrath, un desacreditado periodista de investigación, sospecha que detrás de este aparente suicidio se oculta una verdad mucho más retorcida. Las extrañas circunstancias que rodearon la vida de Ashley se mezclan con el legado de un padre excéntrico: el enigmático Stanislas Cordova, un legendario director de cine de terror que ha permanecido fuera de escena durante más de treinta años y que ha conseguido convertir su vida en un secreto absoluto. Sus películas de culto están prohibidas en el circuito comercial y solo pueden ser visionadas en proyecciones clandestinas. La obsesión de McGrath con el cineasta sumergirá al investigador en un mundo profundamente hipnótico y siniestro, mientras el lector, a través de una serie de documentos, pistas y fotografías, le acompaña en la misma búsqueda obsesiva.

Personajes 70.
Historia 70.
Escritura 60.
Final 90.

Lo bueno

  • Los personajes
  • Los misterios
  • El final

Lo malo

  • Las metáforas constantes
  • Una investigación deshilvanada
7.3

Nota media

Tengo un problema con la novela que os reseño hoy, Última sesión, de Marisha Pessl. Bueno, varios. Es una novela cuya contraportada incluye los términos thriller psicológico, aterrador, Allan Poe y Tarantino. Con esa mezcla, me moría de ganas de que me gustara, pero, la verdad, ha sido una pequeña decepción. Y no es que no me haya gustado, no es que no enganche ni que los personajes no estén bien escritos… No. Es que… Promete cosas que no te da. Para mí no tiene nada de thriller psicológico. Suspense, sí, desde luego, y thriller a trozos también, pero no es la nueva “Perdida” como se empeñó en etiquetarla la editorial. Aterradora… En un momento puntual. Allan Poe, ni está ni se le espera. El humor de Tarantino… Bueno, humor hay, desde luego, y muy bien hecho, pero ¿Tarantino? Nop.

Una de las frases de marketing que sí acierta, en mi opinión, es la que compara los personajes con los que pueblan la obra de Roman Polanski. No son solo los personajes los que me recordaban a él, los escenarios y algunos hechos me hacían revivir La semilla del diablo, entre otras obras, y el personaje alrededor del que gira la historia (que no el protagonista), el director de cine Stanislav Cordova, lucía en mi cabeza la imagen del director polaco-francés.

No culpo a la editorial de tener dificultades a la hora de clasificar esta novela, pues va tocando distintos géneros a medida que avanza la historia. Comienza con un misterio sencillo, una chica se suicida. ¿Es un suicidio o la han asesinado? ¿Quién? ¿Por qué? ¿Qué hizo los días antes de morir? Parece una investigación típica de novela negra, pero luego los misterios que envuelven a la familia de la chica, y su enigmático y famoso padre, cobran mucho más protagonismo que ella y su muerte. La novela negra torna en suspense con momentos de thriller que, en determinado momento, se mete en lo sobrenatural, para llegar a una situación de terror. ¿Cómo calificas eso? A saber…

Por otra parte, algunas personas han calificado Última sesión como un ejemplo de literatura ergódica, es decir, literatura que utiliza diferentes fuentes, imágenes y estructuras de párrafo para introducir al lector en la historia (¿recordáis mi reseña de La casa de hojas? Eso era literatura ergódica), pero, para mí, Última sesión no pertenece a este género, aunque sí utiliza fotografías, capturas de pantalla de supuestas páginas webs, recortes de periódicos y notas manuscritas en medio del texto que te introducen en la trama como si el propio lector estuviera revisando el mismo material que utiliza el protagonista. Es un efecto interesante y entretenido, pero simplemente es un recurso más, y las novelas ilustradas no tienen nada de ergódico (en mi opinión).

Última sesión

Por último, quiero hacer un comentario sobre el estilo. La autora se ha decantado por un estilo muy sencillo y directo, bien hecho, pero adolece de un gravísimo fallo. Cuando introduces una metáfora o símil en cada párrafo, estos pierden toda su fuerza. Por muy buenas que sean -y algunas lo son- es imposible prestarles atención si te saltan a los ojos cada dos frases. Llegó un punto, lo admito, en que cada vez que leía el comienzo de una larguísima comparación ingeniosa saltaba hasta el párrafo siguiente y en mi cabeza se escuchaba un …bla, bla, bla. Una pena porque, como digo, algunas metáforas de las que leí antes de cansarme eran muy buenas.

Última sesión
Hombre, otra metáfora…

 

Pero bueno, que aparte de todo esto, es una novela interesante, con un misterio que te engancha y unos personajes muy bien escritos. Un poco larga, a lo mejor, yo le habría suprimido cien páginas sin titubear, pero entretenida de todas formas. De verdad. Quizás el fallo fueran las expectativas. Ya sabes, no eres tú, soy yo…

La autora: Marisha Pessl

Marisha Pessl

 

Marisha Pessl es una escritora americana nacida en Michigan en 1977.

Su primera novela, Special topics in calamity physic, obtuvo muy buenas críticas y grandes ventas aunque no se ha publicado nunca en España. Última sesión es la segunda novela que publica, editada en España por Random House

La trama

Última sesión comienza una noche fría en Central Park, Nueva York. El periodista de investigación Scott McGrath ha salido a correr cuando se cruza con una misteriosa joven vestida con un abrigo rojo, que se comporta de manera extraña, casi como un fantasma. Tras dudar durante un rato, decide acercarse a ella para confirmar que se encuentra bien, pero para cuando quiere hacerlo, la chica ha desaparecido.

Unos días después recibe la noticia, la joven ha aparecido muerta, aparentemente se ha suicidado en un edificio abandonado de la ciudad, y no era otra que Ashley Cordova, la única hija del misterioso director de cine, Stanislav Cordova, el hombre con el que Scott está obsesionado desde que, mientras realizaba un reportaje sobre él, fuera víctima de una trampa que acabó con su carrera y su reputación.

Última sesión

Presa de esta obsesión, McGrath decide investigar el supuesto suicidio de Ashley, que no es más que una excusa, el McGuffin que sirve de arranque para adentrarse en lo que de verdad interesa, su padre, Stanislav Cordova. El misterioso director de cine lleva treinta años desaparecido de la vida pública, recluido en su imponente finca, lejos de la legión de fans que consume sus películas como si de una droga se tratase, que las buscan en el mercado negro, y crean grupos ocultos, casi como una secta.

Aunque seguimos la investigación para descubrir los últimos pasos de Ashley antes de su fallecimiento, todas las respuestas parecen hallarse siempre en la obra de su padre, en su figura y en su vida.

Acompañado por dos jóvenes, Nora y Hopper, McGrath aprovecha los contactos de su época como periodista para adentrarse en el mundo de Cordova, sus aterradoras películas, sus fans obsesivos y su misteriosa existencia, e intentar así descubrir la verdad sobre él y su hija.

Los personajes

En Última sesión encontramos dos tipos de personajes, los que están, y los que no. Quiero decir, que por un lado tenemos a los tres protagonistas: Scott McGrath, Nora y Hopper, a los que acompañamos durante toda la historia, a los que conocemos y vivimos. Y por otro lado tenemos a los que no están, pero que no por eso son menos importantes: Ashley, la fallecida, alrededor de cuyos últimos días gira toda la investigación; y su padre, Stanislav Cordova, quizás el verdadero protagonista de la novela.

Los que están:

  • Scott McGrath: El personaje principal es un periodista de investigación sin trabajo. Su último reportaje, sobre Stanislav Cordova, arruinó su carrera. Perdió su reputación, su trabajo y, ya que estaba, a su mujer y su hija, que ahora viven con un millonario y con las que mantiene una relación distante. El supuesto suicidio de Ashley es la excusa perfecta para retomar aquella investigación, limpiar su nombre y, de paso, vengarse de Cordova.
  • Nora: Una adolescente extraña y de misterioso pasado. Su madre murió y su padre está en el corredor de la muerte, se crió en la residencia de ancianos donde vivía su abuela y, tras su muerte, huyó a Nueva York para buscarse la vida, con el periquito Septimus como única compañía. No tiene dinero, ni casa, ni trabajo, ni amigos, pero sabe cuidarse sola.
  • Hopper: Otro misterioso joven. Conoció a Ashley durante un campamento para jóvenes problemáticos, si bien su definición de ella no se parece en absoluto a lo que muestran las declaraciones de testigos y las pruebas que van recopilando sobre su vida. Camello, chapero, no se sabe muy bien a qué se dedica y qué hace durante el día que lo tiene siempre tan cansado, pero es quien más interesado está en resolver el misterio.

Los que no están:

  • Ashley: La pobre niña rica. Un personaje misterioso del que llegamos a dudar de que tenga poderes psíquicos, brujería, magia negra… Fue una joven genio del piano hasta que lo dejó con catorce años y un disco que había cosechado grandísimas críticas. Después de eso, desapareció de la vida pública. No es fácil crecer en una familia como la suya, y los que la conocieron destacan su belleza, pero también su oscuridad. ¿Se suicidó Ashley Cordova? ¿Qué hizo? ¿Cómo era, en realidad, ángel o demonio?
  • Stanislav Cordova: El personaje central, el padre, el misterio. Director de cine especializado en terror, ganador incluso de un Óscar. Lo dejó todo treinta años atrás para recluirse en su finca y, desde entonces nada se sabe de él. Sus películas solo se consiguen en el mercado negro, sus fans se reúnen en la Internet oculta. Los rumores y leyendas a su alrededor van del frikismo a lo absurdo, se ha llegado a decir que no existe en la vida real, que él y su ayudante son la misma persona… La atracción que ejerce sobre sus seguidores es tal que parece el líder de una secta maligna, pero todo son conjeturas. ¿Quién es, en realidad, Stanislav Cordova?

Aparte de estos personajes, la investigación se topa continuamente con otras personas que conocieron o se cruzaron en algún momento con Ashley o con su padre. Son familiares, conocidos, actores de sus películas… que darán su opinión sobre la familia Cordova, en ocasiones opiniones totalmente contradictorias. ¿Quién dice la verdad? ¿Quién miente? ¿Y por qué lo hacen?

El final

El final ha sido casi lo que más me ha gustado del libro, me parece un final perfecto que te limpia la boca de ese regusto de no saber por dónde van las cosas durante toda la historia. Es un final en el que todo encaja y que, además, te ofrece varias versiones de la resolución del misterio para que tú escojas la que más te guste.

Creo que cualquier otro desenlace habría sido un error, y cualquier otra manera de enfocarlo habría ensuciado aún más las preguntas propuestas. Así que, perfecto.

Última sesión

Por otro lado, igual que alabo la resolución de los misterios, sí considero un error la forma en que la novela se despide de los dos acompañantes del protagonista principal. Después de las vueltas que han dado, el sufrimiento y los sacrificios, simplemente dicen adiós al asunto y regresan a sus vidas sin darle más importancia al caso. De hecho, en el momento clímax de la investigación, los tres se separan y apenas sabemos qué les ocurre a ellos dos. Como si dejaran de ser relevantes y la autora ya no supiera qué hacer con ellos. Una pena, se merecían una resolución mejor.

En resumen: Última sesión

Última sesión no es lo que te vende la contraportada, pero lo que es resulta muy entretenido. Te lleva desde el género negro al terror sobrenatural pasando por el suspense clásico, y todo siguiendo los pasos de una investigación que no se sabe a dónde va.

Los tres personajes principales resultan entrañables, cada uno a su manera, igual que la relación que se establece entre ellos. Y los demás, Stanislav, Ashley y sus amigos y conocidos, están trazados de tal manera que dudas permanentemente de su sinceridad. Las contradicciones y las referencias a la magia negra y los misterios incomprensibles te hacen sospechar que todo es mentira, pero…

El estilo narrativo es sencillo, pero adolece de una ingente cantidad de metáforas y comparaciones que, además, son larguísimas. Y larguísima se hace también la parte central de la novela, en la que la investigación se diluye sin un sentido claro.

Afortunadamente, el final soluciona todos los misterios y te da todas las respuestas que necesitas. Pero, muy inteligentemente, te deja elegir si esas respuestas te gustan o prefieres otras. También las tienes.

En resumen, un libro recomendable, una historia que engancha, una investigación de la que formas parte gracias a las imágenes y fotografías, unos personajes que se ganan tu cariño, y un final que cierra todas las preguntas.

Si quieres, puedes comprarla en librerías o en Amazon a través del siguiente enlace:

¿Has leído el libro? ¿Te gustó? ¿No? ¿Quieres añadir algo a mi reseña? ¡Dímelo en los comentarios!

Un abrazo, y hasta la próxima.

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados