Reseña de La mala hierba, de Agustín Martínez

La mala hierba - arantxarufo.com
Compartir:

La mala hierba

Tras perder su empleo, Jacobo se ve obligado empezar una nueva vida junto a Irene, su esposa, y Miriam, la hija adolescente de ambos, en las afueras de Portocarrero, un pueblo en pleno desierto de Almería donde no crece nada salvo la mala hierba. Jamás pensó que el tiempo que pasan allí podía terminar de forma tan dramática: unos desconocidos irrumpen en su viejo cortijo. Irene es asesinada. Jacobo, herido, cae en coma. Sin embargo, el infierno no ha hecho más que empezar. Meses después, cuando Jacobo despierta, la Guardia Civil le pone al tanto de los avances en la investigación. Tienen a un culpable. Al responsable que ordenó su asesinato. Y no es otro que su propia hija de catorce años: Miriam. Con la ayuda de Nora, la singular abogada de Miriam, que cree firmemente en la inocencia de su cliente, Jacobo intentará descubrir qué sucedió realmente esa noche. Pero a medida que avanza la investigación, saldrán a la luz nuevos interrogantes que afectan a la cerrada comunidad de Portocarrero, donde nadie parece inocente.

Personajes 90.
Historia 90.
Escritura 90.
Final 100.

Lo bueno

  • Que nadie es del todo bueno o del todo malo
  • La maestría del autor para hacerte sentir el asfixiante paisaje del libro
  • Las teorías y cómo las tumba
  • El final

Lo malo

  • Todos somos malos. Todos guardamos secretos.
9.3

Nota media

¿Tienes frío? ¿Quieres pasar calor? ¿Quieres pasar un calor que se te meta en la garganta y no te deje respirar, sentir la arena del desierto en los ojos? ¿Quieres leer un libro con el que lo vas a pasar mal y aun así no vas a poder parar? Lo sé, es difícil responder que sí a estas preguntas, no tiene buena pinta, ¿verdad? Pero hazme caso, deberías decir que sí.

La primera vez que oí hablar de La mala hierba fue en el blog de Alma prendida. Comentaba mi querida Montse que este es un libro que no se puede leer de un tirón, porque pese a que la historia te engancha, te lo hace pasar tan mal, es tan buena haciendo que lo pases mal, que debes tomarla en dosis pequeñas para poder cerrar las tapas y volver a respirar aire fresco, para mirar a quien tengas al lado y no sospechar que oculta un secreto y quiere matarte. Y es que en La mala hierba aprendes a desconfiar de todo el mundo. Y más te vale.

El autor: Agustín Martínez

Agustín Martínez es un escritor nacido en Lorca, Murcia, en 1973.

Aunque comenzó en el mundo de la publicidad, pronto se pasó al medio audiovisual y se dedicó a la escritura de guiones para televisión y radio.

Publicó su primera novela Monteperdido en 2015, y obtuvo con ella grandes críticas nacionales e internacionales. La mala hierba es su segundo trabajo literario.

La trama

La mala hierba nunca muere, recuerda eso.

En esta novela conocemos a Jacobo, Irene y Miriam, una familia normal que, como consecuencia de la crisis, se ve obligada a abandonar su casa, su modo de vida acomodado y todo lo que tienen y regresar a la vieja casa familiar de Irene, en el pueblo de Portocarrero, donde ella se crió. El cambio es radical, de la ciudad se encuentran de pronto en un pueblucho en medio del desierto de Almería, hace un calor asfixiante y Jacobo e Irene han de adaptarse a una sociedad en la que son “los nuevos”. Además no tienen dinero, no hay trabajo, deben mendigar la ayuda de amigos y familiares para subsistir…

Apenas llevan allí unos meses cuando, una noche en que Miriam se encuentra en casa de una amiga, unos desconocidos entran en la casa y disparan a Irene y a Jacobo. Irene muere. Jacobo, no.

La recuperación de Jacobo es lenta y difícil, y él percibe que algo ha cambiado, le ocultan cosas, no le dejan ver a su hija. ¿Qué ha ocurrido? Al fin lo descubre, Miriam ha sido acusada del asesinato. Hay pruebas contra ella. ¿Puede la hija haber contratado a unos sicarios para matar a sus padres?

Jacobo debe enfrentarse ahora a su nueva situación. Su hija está acusada y todo el mundo cree que es culpable, pero él  no recuerda nada de esa noche. Se niega a creer que tengan razón y, sin embargo, las pruebas son tan contundentes. Solo Nora, la abogada de Miriam, confía en su inocencia.

Entre los dos tratarán de descubrir lo que ocurrió realmente, en un pueblo en el que todo el mundo tiene algo que esconder.

Los personajes

En La mala hierba tenemos dos tipos de personajes, los humanos y el pueblo. Portocarrero es otro personaje, casi hasta el más importante, su influencia afecta a la vida de todos sus habitantes, la climatología, el aislamiento, el tamaño, el pasado feliz como sede de rodajes de películas y el presente ruinoso en forma de un árbol, la imagen de esa magnífica portada, seco y retorcido en la plaza del pueblo. Es un lugar al que nadie quiere ir y del que nadie puede salir. Es, casi, el protagonista de todas las historias que allí se desarrollan.

Sus habitantes:

  • Jacobo: El padre de familia, acostumbrado toda su vida a un trabajo de éxito, a ser el hombre de la casa, a cuidar de Irene y Miriam y tenerlo todo bajo control. Cuando las circunstancias cambian debe enfrentarse a esa frustración y a la nueva imagen de sí mismo, un fracasado, un perdedor. Es difícil de asimilar. La rabia contra la situación, contra los que lo rodean y contra sí mismo no hace sino empeorar las cosas.
  • Irene: La mujer de Jacobo lo ha acompañado siempre y sigue ahí, pero ella debe adaptarse también a su nueva situación. Además, el regreso al pueblo de su infancia, a los viejos amigos y los viejos amores, le recuerdan un tiempo en el que todo era mejor. Sobre todo porque Jacobo no lo está poniendo nada fácil
  • Miriam Catorce años, plena pubertad. La arrancan de su mundo, de sus amigos, de sus aficiones y de todas esas cosas triviales que, al final, son tan importantes. Y de pronto se convierte en la recién llegada, la nueva, la pobre que se viste con ropa usada y que no tiene el último móvil ni el gran ordenador ni nada de nada. Odia con todo su corazón esa nueva vida a la que la han condenado y las personas que la han arrastrado a ella. ¿Los odia lo suficiente para matarlos?

Portocarrero, como todo pueblo que se precie, tiene su propia fauna. El Rubio, la Fuertes, Alberto, Ginés, el Indio… Personas que intentan buscarse la vida, el Rubio es el gran hombre, el triunfador, dueño de medio pueblo; la Fuertes intenta buscar una vida mejor pese a los continuos ataques a su negocio; Alberto, el hermano de Irene, ha conseguido establecerse como una persona seria y responsable, siempre a la sombra de su jefe, el Rubio… Nestor y Carol, novios y compañeros de instituto de Miriam, cuyas vidas se verán afectadas por la llegada de la chica y su odio.

Todos estos personajes, principales y secundarios, están trazados con gran habilidad. No hay buenos ni malos puros, como tiene que ser, cada uno lucha por sí mismo y todos guardan sus propios secretos, todos tienen sus momentos de bondad y sus momentos malos. Todos están tan influenciados por el ambiente en el que viven, esa sociedad cerrada y aislada del mundo exterior, que es difícil para el lector identificarse con ninguno, pero creo que logrará entenderlos a todos. Y lograr eso es una muestra de habilidad absoluta.

El final

¡Qué final! Por dios, ¡qué final!

El autor te tiene durante toda la novela ofreciéndote respuestas que luego te quita, dejando pequeñas pistas que vas acumulando y que sigues, convencida de que vas en la dirección correcta, para tener que dar luego marcha atrás. Dudas de todos, absolutamente de todos, y el final…

No te digo nada más, no voy a insinuar nada. Solo una cosa, te deja con un  mal cuerpo…

En resumen: La mala hierba

La mala hierba es una novela incómoda de leer, pero fascinante. Enfrenta al lector con un millón de cuestiones éticas y sociales: la crisis, la pobreza, la soledad, los malos tratos, el amor, la violencia, el tratamiento a los menores delincuentes…

El autor va revelando la historia mediante continuos saltos temporales, antes y después del fallecimiento de Irene, y saltos en los puntos de vista, acompañamos a Jacobo, a Nora, a Miriam y a la propia Irene para llegar a conocer sus vidas y atrevernos a aventurar lo que pasó y, casi lo más importante, por qué pasó.

Tendrás que leerla a dosis pequeñas, al menos yo tuve que hacerlo, pero la vas a disfrutar de un modo agónico. Si es que eso puede pasar.

Si no lo conoces,  puedes comprarlo en librerías o en Amazon

Espero que te decidas a leerlo, porque es un libro que merece la pena.

¿Lo has leído ya? ¿Te gustó? ¿No?  ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Un abrazo, y felices lecturas.

Compartir:

Comentarios (2)

Hola, pequeña:
Respiré cuando volviste a dejarme el comentario, pero ahora ya echo las campanas al aire. Pocas reseñas tuyas tienen una puntuación tan alta en todo.
Me alegro infinito que te haya gustado tanto. Es un libro duro y angustioso, pero merece la pena sufrir y leerlo, porque es una auténtica joya.
El otro libro del autor lo tengo a medias, es igual de angustioso pero no sé, le falta algo.
Besotes, guapa.

Sabes que conmigo puedes estar tranquila, coincidimos en muchas opiniones, y las que no las respetaré igualmente, que estar de acuerdo en todo es un aburrimiento jjjjjj
Besos mil, mi rubia

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados