Reseña de Redención, de John Hart

Reseña Redención John Hart - arantxarufo.com
Compartir:

Redención

Un adolescente con una pistola que espera, a las puertas de la cárcel, al hombre que asesinó a su madre cuando él apenas era un bebé. Una detective de policía problemática que se enfrenta a su pasado a causa de las secuelas de un brutal tiroteo. Un poli honrado que, después de trece años en prisión, sale en libertad. Pero ¿por cuánto tiempo? Un cuerpo que se enfría bajo una sábana de lino en el altar de una iglesia abandonada en lo profundo del bosque. Una pequeña ciudad del sur de Estados Unidos a punto de estallar. Es el camino hacia la Redención.

Personajes 90.
Historia 80.
Escritura 80.
Final 80.

Lo bueno

  • El valor de cada hilo
  • La profundidad de los personajes

Lo malo

  • El abandono en la historia de Gideon, que en seguida pierde fuelle hasta casi desaparecer
8.3

Nota media

No sé por qué, esta novela me generó muchísimo interés desde que conocí su existencia. Por un lado, venía recomendada por una lectora de la que me fío a pies juntillas, el blog Con el alma prendida a los libros, que lo incluyó en su listado de mejores lecturas del 2016 (listado en el que también incluyó En el punto de mira ??). Por otro, el autor parece disfrutar de una reputación altísima como autor de thrillers, pese a que yo no lo conocía de nada, y por otro, esa sinopsis en la que se lee tanto dolor y tanto fracaso me atrapó desde el principio.

Sin embargo, cuando llegó el momento de abrirlo por primera vez, lo hice con miedo. ¿Cuántas veces nos encontramos con la decepción cuando esperamos algo con muchas ganas?

Esta vez no. No. Esta vez la única lástima ha sido no haber leído esta novela mucho antes. Me ha encantado cada una de las tramas que se enlazan en la historia, la profundidad de sus personajes, el pasado que cargan a la espalda y su modo de enfrentarse a él. Son personajes tan bien trazados que cada uno de sus actos te resulta familiar.

¿Quieres saber más?

Vamos allá.

El autor: John Hart

John Hart es un escritor estadounidense nacido en Carolina del Norte en 1965.

 

Ha recibido numerosas nominaciones y premios a lo largo de su carrera, en la que destacan novelas como: El rey de la mentira, Iron house, No hay cuervos y la última, Redención, que reseño hoy

La trama

En Redención encontramos varias tramas que se entrelazan unas con otras y nos ayudan a conocer a los personajes como si, lejos de ser nuestro primer encuentro con ellos, los hubiéramos acompañado por las experiencias de su pasado que los han llevado a lo que son hoy.

Algunas veces, la justicia es más importante que la ley

Por un lado nos encontramos con Elizabeth, una detective experimentada y reconocida que está siendo cuestionada por la resolución de su último caso. Channing, una joven de familia adinerada, había sido secuestrada y ella la localizó, pero en el rescate, los dos secuestradores fueron brutalmente masacrados, y hay quien dice que Elizabeth sobrepasó los límites y la acusan de abuso policial. Su carrera está en juego y debe enfrentarse ahora a un juicio que decida qué ocurre con ella.

Por otro lado tenemos a Gideon, un niño de catorce años que ha sufrido lo que ninguno debería sufrir. Su madre fue asesinada cuando él era casi un bebé, y su padre se ahogó en el alcohol y la pena hasta perder todo lo que tenían. Ahora Gideon ha decidido llevar a cabo la venganza que su padre no ha sido capaz de ejecutar. Justo el día en el que el asesino va a ser liberado de la cárcel.

Elizabeth fue una de las policías que acudió cuando la madre de Gideon fue asesinada, y desde entonces ha mantenido el contacto con el niño, poco menos que de forma maternal para él. Por eso es la primera en ser llamada cuando el plan de Gideon sale mal. Por eso y porque, en la última trama de esta novela, el asesino de la madre de Gideon al que el niño ha intentado asesinar no es otro que el policía por el que Elizabeth tenía determinados sentimientos antes de que lo arrestaran.

Ahora Adrian Wall, este policía, está libre tras cumplir su condena, pero nada más salir de la cárcel, otra mujer es asesinada de la misma manera que aquella por cuya muerte fue condenado, y, por supuesto, la ciudad en peso se pone en pie. Un expolicía condenado por asesinar a una mujer vuelve a matar en cuanto queda libre.

Elizabeth, Adrian, Gideon y Channing, la chica a la que Elizabeth rescató y con quien comparte un misterioso secreto.

Elizabeth está convencida de la inocencia de Adrian, se lo dice su instinto, aunque su instinto puede estar aferrándose a los sentimientos que ella siempre ha albergado hacia él. Pero por sea por esos sentimientos o por su instinto, está dispuesta a arriesgar su vida y la carrera a la que ya casi ha renunciado por demostrar su inocencia.

Es lo que ella hace, ayudar a los desamparados, como Gideon y su padre, alcohólico y destrozado. Como Channing, la joven a la que rescató y a la que está protegiendo a costa de su futuro.

Cinco personas envueltas en fracasos, secretos y una abrumadora necesidad de redención.

Algunas puertas eran difíciles de abrir mientras que otras eran imposibles de cerrar

Quizá el primer paso sea empezar a desvelar lo que ocultan.

Los personajes

Ya has visto por encima quiénes son los personajes que forman esta historia, pero vamos a hablar de ellos un poco más profundamente.

Todo está entrelazado: la niñez, la inocencia y la confianza

  • La detective, Elizabeth Black: Esta mujer tenía todas las papeletas para llevar una vida feliz y normal. Es hija de un predicador en una pequeña iglesia apartada, y vivió una infancia y adolescencia envidiables, pero en algún momento todo se torció y Elizabeth comenzó a acumular en su interior un rencor que no comparte con nadie. El agente Adrian Wall la ayudó cuando no era más que una adolescente y gracias a él ella decidió hacerse policía. Ha dedicado toda su vida a ello, y todo el mundo sabe que los desfavorecidos e indefensos son su debilidad. El niño Gideon, la joven secuestrada y el propio Adrian a quien nadie más que ella cree. ¿Será por lo que le debe? ¿Será por lo que sentía por él? Esa debilidad y su instinto por ayudar a quien lo necesita se vuelve en su contra en el caso de la joven secuestrada. Quizá acribillar a balazos a los secuestradores fuera llegar un poco lejos, pero ella no parece dispuesta a luchar por defender su inocencia.
  • El policía exconvicto, Adrian Wall: Adrian Wall era la imagen del éxito, guapo y triunfador, la cara bonita del departamento y respetado por todos, aunque ya se sabe, alguien así genera envidias, ¿verdad? El asesinato de Julia fue un acto horroroso y depravado y la condena fue unánime. El policía estrella es ahora un exconvicto machacado en cuerpo y alma. Su paso por la cárcel ha sido una tortura que le ha dejado marcas físicas y psicológicas, ya no es el que era, ahora es un hombre del que no te puedes fiar. Solo quiere olvidar y seguir adelante, pero una muerte, igual a la primera, vuelve a poner el foco sobre él.
  • El niño sin madre, Gideon Strange: Pobre criatura cabreada. Su madre fue asesinada. Su padre es un borracho. Viven en una chabola en un barrio deprimido de la ciudad y no tiene esperanzas ni ganas de seguir. Lo único que le queda es el odio hacia la persona que le arrebató lo que tenía y lo que era. Y si su padre no puede hacer lo que debe, ya se encargará él. Aunque pierda lo único que le queda por el camino.
  • La chica secuestrada, Channing Shore: La joven Channing tiene 18 años y acaba de pasar por una de las peores experiencias imaginables. Durante dos días estuvo secuestrada, torturada y violada por unos hermanos en un oscuro sótano de la ciudad. Elizabeth la rescató y está a punto de perder su trabajo y puede que su libertad por ello, lo que demuestra que entre ambas se ha establecido una conexión que muy poca gente entiende. Channing ha encontrado en Elizabeth el único oído que la escucha y la entiende, la única persona que sabe por lo que ha pasado.
  • El policía Andrew Beckett: Beckett es un secundario, pero es lo bastante relevante para merecer un lugar en esta lista. El compañero de Elizabeth es el único que lucha por ella. Todavía cree en ella y está dispuesto a ayudarla en todo lo que pueda. Por eso le repatea sobremanera que ella no solo no acepte ayuda de nadie, sino que parezca dispuesta a acabar consigo misma.

El final

Durante toda la lectura de Redención, vas culpando a unos y a otros de los asesinatos. El autor te fuerza a mirar en todas direcciones y a sospechar de todos, y todo suena coherente y todo parece lógico, pero el asesino solo es uno, al final, y como es uno de los pocos de los que no habías sospechado, el resultado es un poco débil. Es mi parecer. Sí, vale, es un buen asesino, te coge de sorpresa y la teoría está bien hilada, pero había tantas otras un poco mejores…

Una vez resuelto el misterio, sin embargo, el final avanza a toda velocidad entre escenas terroríficas y dolorosas conversaciones. Todas las dudas se resuelven, con mayor o menor éxito, y alcanzamos un final redondo que, por difícil que pareciera, da respuesta a todas nuestras preguntas.

Un final más que satisfactorio.

En resumen: Redención

Redención ha sido mi primer acercamiento a la obra de John Hart, pero no será el último. Al contrario, este es el comienzo de una gran amistad (frase mía y original ¿qué pasa?). Me ha encantado su forma de describir a los personajes, su dolor interno, la fuerza de la que ni ellos son conscientes, la manera en que se enfrentan al mundo. Me ha encantado el ritmo, imparable pero no apresurado, y me ha encantado el desarrollo de cada una de las historias. ¿Un pero? La trama de Gideon y su padre, tan importante al comienzo de la obra, pasa a ser poco más que un McGuffin y se diluye en pinceladas difusas. Es lo único que le puedo echar en cara, y recriminar que te gustaría que una historia se desarrollara más no parece una crítica muy grave, ¿no?

Te gustará Redención si te gustan los thriller, por supuesto, las historias de suspense, buscar al asesino y descubrir qué va a pasar. Si te gustan los personajes con un trasfondo doloroso y los antihéroes por definición.

Recuerda que puedes comprarlo en librerías o en Amazon

¿Confiarás en lo que te dice tu instinto frente a las pruebas en contra?

Un abrazo, y felices lecturas.

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados