Reseña de Los vigilantes del faro, saga Fjällbacka, de Camilla Läckberg

Reseña Vigilantes del faro - Fjällbacka - arantxarufo.com
Compartir:

Los vigilantes del faro

Desde que Patrik se ha reincorporado al trabajo, Erica se dedica de lleno a sus gemelos, que nacieron prematuros. Apenas tiene tiempo para ir a visitar a Annie Wester, una compañera de instituto que acaba de regresar a Fjällbacka después de muchos años. Junto con su hijo Sam, Annie se ha instalado en el faro abandonado de la isla de Gråskär, propiedad de su familia. A pesar de los rumores que circulan por el pueblo sobre la leyenda de la «isla de los espíritus», en la que los muertos vagan libremente, no parecen importarle las voces extrañas que oye por la noche. Además, su antiguo novio Matte Sverin, quien también ha pasado unos años en Estocolmo y acaba de empezar a trabajar en el Ayuntamiento de Fjällbacka, aparece asesinado. Annie es la última persona que lo ve con vida. Estos sucesos le depararán a Patrik y a su eficaz colaboradora Paula muchos quebraderos de cabeza. Por su parte, Erica, que realiza su propia investigación en paralelo, conseguirá atar algunos cabos sueltos que serán de gran ayuda para la resolución del caso.

Personajes 50.
Historia 60.
Escritura 50.
Final 60.

Lo bueno

  • La trama principal

Lo malo

  • Las subtramas repetidas
  • Algunas subtramas sin cerrar
  • Personajes que no pintan nada
  • La cursilería constante
5.5

Nota media

Sí, era esta.

Si leíste mi entrada de la semana pasada sobre si debía o no reseñar una novela que no me había gustado, quizá te preguntaras cuál era. O quizá, con todas las pistas que dejé caer, o si me sigues en Goodreads y viste lo que había leído recientemente, ya lo sabías. En cualquier caso, hoy lo confieso, era esta. No me gustó Los vigilantes del faro y casi siento la necesidad de disculparme ante todas esas personas que, cuando dije que iba a leerla, me escribieron para decirme que me iba a encantar y que adoraban a Camilla Läckberg y su saga de Fjällbacka. No ha sido así. Egoístamente me alegro de haber recibido también opiniones de lectores que me decían que hacía tiempo que se habían aburrido de ella y de sus personajes. Lo entendí. Es justo lo que me había pasado a mí. Solía leer estas novelas tan pronto salían, pero llegó un día en que me aburrió, así que decidí dejarla descansar, dejar aparcada aquella  última que tenía por casa hasta que me sintiera con ánimos, y el tiempo pasó y pasó, y Los vigilantes del faro me observaban desde la estantería con carita de pena, y a mí no me apetecía nada regresar al pueblo sueco. Tanto tiempo pasó que la señora Läckberg publicó tres novelas más después de aquella y yo… que no, que todavía no.

Reseña Los vigilantes del faro - arantxarufo.com Con esta carita me miraba la muy…

Hasta que día decidí que ya era hora, y que no iba esperar más. Abrí Los vigilantes del faro y me encontré exactamente lo que sabía que iba a encontrar.

Por desgracia.

Hoy, animada por los lectores que me dijeron que sí debía reseñarla, que para eso están los blogs, precisamente, me enfrento a esta reseña con pereza, la misma que me dio empezar la novela y la misma que sentí mientras la leía. No suena muy objetivo, y quizá sea cierto, pero la verdad es que quería que me gustara, porque la saga de Fjällbacka, de Camilla Läckberg, empezó muy bien, pero ha sido imposible. Pese a una trama principal interesante y, en cierto modo, atractiva, la sensación final es de mucha pereza.

Una lástima.

El autor: Camilla Läckberg

reseña Los vigilantes del faro - arantxarufo.com

Camilla Läckberg nació en 1974 en Fjällbacka, Suecia, y sus novelas se sitúan en esta ciudad y sus alrededores.

La saga de Fjällbacka, protagonizada por el policía Patrik Hedström y la escritora Erica Falck, cuenta a estas alturas con 10 novelas, aunque la reseño hoy es la séptima, y todas parten de un misterioso asesinato a raíz del cual van apareciendo un elenco fijo de personajes, familiares de los protagonistas, amigos, compañeros de trabajo y vecinos del pueblo.

La trama

Los vigilantes del faro, como todas las novelas anteriores de la saga de Fjällbacka, parten de una trama principal a la que se unen y entremezclan varias secundarias. La primera está bien, las demás, no.

Me explico:

Annie Wester, una antigua vecina de Fjällbacka, regresa al pueblo con su hijo después de varios años viviendo en Estocolmo. Viene huyendo de algo y se oculta en una pequeña isla a la que los vecinos llaman “la isla de los espíritus” por las leyendas que corren sobre el lugar. Poco después de su llegada, Matte Sverin, otro vecino del pueblo que llevaba mucho tiempo fuera y acaba de regresar, y que resulta ser un amor de adolescencia de Annie, aparece muerto en su casa. Patrik Hedström, el policía recién incorporado al trabajo tras su paternidad y reciente ataque al corazón, se encuentra con este caso nada más regresar a su puesto.

Esa es la trama principal, pero además tenemos otras:

En el siglo XIX, la joven sirvienta Emelie cumple el sueño de su vida al casarse con el hijo de su señor y trasladarse a vivir a la pequeña isla de los espíritus, un lugar de apariencia idílica en el que vivirá junto a su marido y el asistente del faro. Lo que parece un futuro de ensueño se convierte rápidamente en una pesadilla.

Reseña Los vigilantes del faro
La isla de Gräskar y su faro

 

De vuelta a la actualidad, Madeleine y sus hijos han huido de Suecia y están tratando de empezar de cero, pero no es fácil adaptarse a un lugar nuevo ni sentirse seguros tras muchos años de sufrimiento.

En Fjällbacka van a rehabilitar un viejo edificio abandonado para convertirlo en balneario de lujo, y los cabecillas de esta empresa son dos hermanos recién llegados al pueblo. Aunque ambos se han integrado bien en la ciudad, parecen ocultar algún secreto siniestro.

La hermana de Erica se ha recuperado físicamente de lo ocurrido al final de la novela anterior, pero no así psicológicamente, y Erica se enfrenta a la culpa y la preocupación por su hermana.

Porque Erica está en el mejor momento de su vida, con la pequeña Maja y los dos gemelos recién nacidos.  No se siente tan perdida como con el nacimiento de su primogénita, y puede pasar el tiempo dando vueltas por la ciudad e investigando sobre la historia del faro al que se ha ido a vivir su antigua compañera de instituto, Annie.

En la comisaría, Paula y su mujer están teniendo problemas tras la adopción de su hijo. Cada una tiene se trabajo y convivir con los abuelos no es sencillo, por mucho que ellos se esfuercen por ayudar, sobre todo si uno de ellos es el jefe de policía Mellberg, que en esta ocasión roza lo grotesco con su comportamiento.

Sí, es todo tan aburrido como suena. Una y otra vez, trama por trama, vamos a encontrar los mismos elementos que se repiten hasta la saciedad: la mujer maltratada, el hombre abusador y violento, y el amor maternal y las maravillas de la maternidad. Hasta que se te salga el algodón de azúcar por las orejas.

Quiero hacer un apunte sobre el tema de los malos tratos. Es un asunto durísimo que, en cada una de estas tramas está bien reflejado y desde distintos enfoques: los efectos en la mujer, en los niños, el miedo, la huida, la venganza, el trauma… Lo que falla es que los reúna todos en una sola novela, de tanto repetirlo pierde efectismo y acaba resultando aburrido y repetitivo. Si solo hubiera incluido una de estas tramas, habría sido infinitamente más interesante.

Aunque el coñazo que da con los niños no lo salva nadie.

Los personajes

En esta ocasión no voy a detallas tanto los personajes como he hecho en otras reseñas. Primero, porque si estás leyendo esto ya conoces a la mitad de los habitantes de Fjällbacka y poco más puedo decirte. Segundo, porque los personajes nuevos, los recién llegados al pueblo y los de las historias paralelas son tan parecidos entre sí que a veces cuesta distinguir una historia de otra.

Reseña Los vigilantes del Faro
La verdadera Fjällbacka. Al menos el lugar es una belleza

Lo que sí te comento:

  • Erica Falk pierde protagonismo en esta séptima entrega. De llevar el peso de la historia y la investigación pasa a un papel totalmente secundario, ahora es madre, y parece que con eso se acaba todo. Cada vez que aparece solo lo hace para hablar de niños y maternidad y, en algún momento concreto, dejarnos ver la situación de su hermana que es, con diferencia, más interesante que la suya. Su aportación a la trama principal es casi nula y el aporte de investigación que realiza no solo no tiene relevancia, pues desvela cosas que el lector ya sabe, sino que tampoco afecta a la investigación. Si Erica no hubiera salido en esta novela no se la habría echado de menos en absoluto.
  • Patrick tampoco es que sea el rey del interés. Insisten tanto en su estado físico tras el ataque al corazón de la sexta entrega que tienes ganas de mandarlo a su casa por reposo y una manzanilla.

El final

Sorprendentemente, el final de la trama principal es casi lo mejor del libro. Aunque no me haya gustado demasiado el modo en que Patrick resuelve el misterio, pues de estar más perdido que un pato en un garaje, en dos páginas, su mente privilegiada que no ha hecho acto de presencia en todo el libro, encuentra las claves e hila todas las pistas. Pero la solución final sí me ha gustado, un poco predecible, pero bien ejecutada y con la dosis adecuada de sorpresa, si bien la cronología definitiva de los hechos que acabaron con la vida de Matte no tiene mucho sentido.

El final de la trama secundaria del siglo XIX estaría muy bien si no fuera porque la gran sorpresa es más que evidente desde la página 20 y que algunos de los hechos que se producen en esta historia no tienen sentido lógico.

Pero al menos tiene un final, porque alguna de las otras tramas ni siquiera cuenta con eso. Cumplen su función y luego se olvidan. Ahí te quedas. Una pena, o no tanto, porque como todas son tan parecidas…

En resumen: Los vigilantes del faro

Lo bueno:

  • Una trama principal entretenida.
  • Que Patrick asuma mayor protagonismo en detrimento de su mujer, que cada día es más sosa y en esta novela su presencia es completamente prescindible.
  • El final, aunque en cierto modo se veía venir, está bien ejecutado.

Lo malo:

  • De las cuatro subtramas secundarias, tres son exactamente iguales.
  • De esas cuatro subtramas, dos ni siquiera se cierran, se dejan ahí, a la buena de dios.
  • Hay varios personajes sin demasiado sentido cuyas subtramas no pintan nada y solo están ahí para intentar (sin ningún éxito) que sospechemos de ellos.
  • Hay multitud de escenas que se repiten una y otra vez, reflexiones de los personajes sobre lo mismo, una y otra vez. Una y otra vez. Detienen el avance de la novela y resulta repetitivo sin lograr añadir profundidad al personaje en cuestión ni valor a la historia.

Te gustará Los vigilantes del faro si eres fan de la saga de Fjällbackay sus personajes son parte de tu familia. Al fin y al cabo, a la familia se le perdona todo.

Recuerda que puedes comprarlo en librerías o en Amazon

Un abrazo, y felices lecturas.

Crédito de las imágenes: fjallbackainfo.se, Flickr, usuario Sara JH

Compartir:

Comentarios (2)

Hola, Arantxa:

¡Me alegra un montón que te hayas decidido a escribir esta reseña! Es verdad que de un libro que te ha aburrido no es fácil sacar fuerzas para escribir una reseña, pero merece la pena por todos los lectores que buscan distintos puntos de vista sobre un libro antes de decidirse a adquirirlo.

Me ha gustado especialmente la parte en que hablas de los temas del maltrato y de la maternidad y de cómo al hacer tanto énfasis en el mismo tema desde tantos ángulos distintos se pierde el efecto. Yo incluso añadiría que, por lo que se desprende de tus palabras, la manera en que la autora ha abordado estos dos asuntos tan complejos es muy blanco o negro y no aporta matices que descoloquen al lector, que le hagan reflexionar, que le incomoden. No creo que haya ningún tema sobre la faz de la tierra que sea blanco o negro, así que tratarlo así en una novela es facilón y no aporta nada nuevo al lector, que simplemente verá reforzada la estrecha visión del mundo del establishment. Y voy a parar aquí porque me sale Roland Barthes de dentro y luego no hay quien lo pare con lo de la muerte del autor.

Un abrazo! (Y yo también he dedicado un apartado en mi última lectura crítica al tema de las reseñas negativas: https://writermuse.es/los-cien-mil-reinos-lectura-critica/)

Marta

Muchísimas gracias por tu comentario, Marta, y por tu apoyo desde el principio en este tema ?
Tienes toda la razón respecto al enfoque de la autora sobre el tema de los malos tratos, y me alegro de comprobar que conseguí expresar lo que quería porque es un tema que puede resultar peliagudo y llevar a malentendidos, pero en el caso de este libro es como tú dices, la misma idea repetida hasta la saciedad, sin variaciones ni puntos de vista.
Otro abrazo para ti, me voy ahora mismo a leer tu blog y a investigar sobre Roland Barthes, que suena divertido ?

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados