Diario de viaje para lectores: Los Ángeles

Diario Los Ángeles - arantxarufo.com
Compartir:

¡Hola!

Regreso esta semana con un artículo perteneciente a mi serie favorita en el blog. No es que me encante escribirlos, de hecho llevan un curro importante, es que publicarlos significa que, mientras estás leyendo esto, ¡yo estoy de vacaciones!  Y no solo eso, es que además ¡estoy de viaje! Y viajar, niños y niñas, es una de las cosas que más me gustan en el mundo.

Como habrás visto en el título, este año me he ido a Los Ángeles, California, una tierra de sol, playas y palmeras, que además representa para mí toda una cultura musical del rock con el crecí: Guns’n Roses, Mötley Crüe, LA Guns, Quiet Riot, The Runaways, WASP, L7, Van Halen, Offspring, Suicidal Tendencies… Por no hablar de todos los que vinieron después: Velvet Revolver, Rage against the machine, System of a down, Queens of the stone age, Linkin Park, Five Finger Death Punch, Buckcherry, Audioslave, Black Label Society (dios bendiga a Mr. Wylde)… Y tantos otros que me dejo porque podría escribir un post hablando solo de música en esta ciudad 😜.

Lo que no esperaba descubrir mientras preparaba este viaje es que la ciudad de Los Ángeles, a parte de ser la que yo misma elegí para mi próxima novela, Zed está muerto 😇😇, tiene una enorme relevancia en la literatura.

Es curioso, tanto sol y playa, como digo, tanto sueño californiano, y esta ciudad se considera la capital de la novela negra. No pega mucho, ¿verdad? Pues así es, la luminosa, y oscura a la vez, ciudad de Los Ángeles es el escenario en el que Raymond Chandler, allá por los  años 40, reinventó un género y una localización por la que después se pasearon los clásicos personajes de Michael Connelly, James Ellroy y tantos otros.

¿Te vienes conmigo a descubrirla?

Novelas localizadas en Los Ángeles

El día de la langosta

Ya en la época de la Gran Depresión, Los Ángeles atrajo la mirada de todos los que soñaban con el glamour y el éxito de Hollywood.

El día de la langosta es una novela del escritor Nathanael West, publicada en 1939, y narra las desdichas de aquellos que viven y trabajan en los límites de industria cinematográfica de Hollywood. Entre técnicos, extras, aspirantes a estrellas y pobres diablos, West destripa las realidades más sucias del Hollywood que deslumbra al resto del mundo.

Saga Philip Marlowe

Raymond Chandler localizó la saga del famoso detective en los bajos fondos de la ciudad de Los Ángeles. Con un estilo cínico y unos personajes que sentarían las bases de la novela negra posterior, se mueve por la ciudad denunciando una sociedad basada en el dinero y el poder, y en la que las personas no valen nada más allá de lo que poseen o aparentan.

  • El sueño eterno (The Big Sleep, 1939)
  • Adiós, muñeca (Farewell, My Lovely, 1940)
  • La ventana siniestra/alta (The High Window, 1942)
  • La dama del lago (The Lady in the Lake, 1943)
  • La hermana pequeña (The Little Sister, 1949)
  • El largo adiós (The Long Goodbye, 1953), Premio Edgar.
  • Playback (Playback, 1958), basada en un guion sin producir.
  • Poodle Springs (Poodle Springs, 1959), novela incompleta.

Todas sus novelas, aquí

Que se mueran los feos

Un libro con este nombre no parece encajar demasiado en una ciudad en la que el culto a la belleza física es el punto alrededor del que gira su sociedad, pero así es, Que se mueran los feos es una novela policíaca humorística de Vernon Sullivan, uno de los muchos seudónimos de Boris Vian.

Tras varios parones y cambios en su publicación, la versión definitiva se publicó en 1948.

El protagonista es un atractivo joven llamado Rock Bailey, que trabaja como gigoló, si bien se niega a perder su virginidad hasta que cumpla los veinte años. La tarde anterior a esta fecha, aparece drogado en la clínica del doctor Schutz, quien intenta obligarlo a hacer el amor con su hija. Rocky se niega, pero, picado por la curiosidad, se dedica a investigar a tan extraño doctor.

La puedes encontrar aquí

Saga de Lew Archer

Lew Archer es un detective creado por el autor norteamericano Ross McDonald entre los años 1949 y 1976.

Este personaje es el estereotipo clásico de detective duro, cínico, justo, que gusta hacer las cosas a su manera y se ciñe a un estricto código de honor, aunque es un personaje más reflexivo que Marlowe y otros detectives que anteponen la acción al razonamiento.

  • Blanco móvil (1949)
  • La piscina de los ahogados  (1950)
  • La forma en que algunos mueren (1951)
  • La sonrisa de marfil (1952)
  • En busca de una víctima (1954)
  • La costa bárbara  (1956)
  • Los malignos  (1958)
  • El caso Galton (1959)
  • La Wycherly (1961)
  • El coche fúnebre pintado a rayas  ( 1962)
  • El escalofrío (1964)
  • El otro lado del dolar (1965)
  • Dinero negro (1966)
  • El enemigo insólito (1968)
  • La mirada del adiós (1969)
  • El hombre enterrado (1971)
  • La bella durmiente (1973)
  • El martillo azul (1976)

Todas sus novelas, aquí

Charles Bukowski.

Este escritor llegó a Los Ángeles desde su Alemania natal con tres años, y desarrolló aquí la mayor parte de sus obras, en las que la ciudad cobró protagonismo como un personaje más, siempre enfocado desde la oscura visión de un autor que se sintió más atraído por el lado sórdido del mundo que por las zonas luminosas.
Bukowski reflejó en sus obras la sordidez de esta ciudad mediante un lenguaje seco y directo plagado de imágenes violentas, callejones, corrupción, sexo crudo y dolor.

  • Cartero, 1971
  • Factótum 1975
  • Mujeres, 1978
  • La senda del perdedor, 1982
  • Hollywood, 1989
  • Pulp, 1994

Todas sus novelas, aquí

Menos que cero

Bret Easton Ellis es famoso por su aterradora novela American Psycho, pero antes de que conociéramos al psicópata Patrick Bateman, el autor ya había publicado otras obras, y la primera fue esta, Menos que cero, en 1985.

Clay, un estudiante de la Universidad de New Hampshire, vuelve a su hogar en Los Ángeles para pasar las vacaciones de Navidad. Allí se reencuentra con su exnovia, Blair, y sus antiguos amigos, con los que se sumerge en un mudo de fiestas y drogas.

Lo puedes encontrar aquí

Snow Crash

Curiosamente, no solo la novela negra ha elegido Los Ángeles como base para una enorme cantidad de novelas, sino que la ciencia ficción, tanto literaria como televisiva, ha encontrado en sus calles el escenario ideal para algunas obras maestras.

Snow Crash es una de ellas, escrita por Neal Stephenson y publicada en 1992.

La novela narra la historia de Hiro Protagonista, un repartidor de pizza que, en el mundo virtual del Metaverso, es un príncipe guerrero. Y es en este mundo virtual donde Hiro descubre y lucha contra un virus informático que puede afectar a los individuos en el mundo real.

Puedes comprarla aquí

Soy leyenda

Siguiendo con la ciencia ficción encontramos Soy leyenda, escrita por Richard Matheson en 1954.

En esta ocasión nos movemos por una versión postapocalíptica de la ciudad de Los Ángeles, entre los años 1976 y 1979, que hoy suena ridículo, pero hay que recordar el año de publicación de la novela. El protagonista, Robert Neville, es el único superviviente en una Tierra despoblada, aunque el resto de la humanidad no está muerta, realmente, sino que son algo parecido a zombis vampiros

Puedes encontrarla aquí

La casa de hojas

Si eres habitual del blog, quizá recuerdes esta novela de terror, rara como un perro verde, en la que se entremezclaban varias historias basadas en una mentira, y en la que el texto y los capítulos se distribuían por las hojas sin orden ni concierto. Es una novela que a mí me impresionó, y cuya reseña puedes leer aquí.

Pues bien, esta novela está ambientada en Los Ángeles, si bien hay que aclarar que podría suceder en cualquier lugar del mundo.

La casa de hojas comienza con una narración en primera persona de Johnny Truant, politoxicómano y empleado de un salón de tatuajes de Los Ángeles, que alquila un apartamento tras la muerte misteriosa del anciano ciego que lo ocupaba con anterioridad. En dicho piso,  Truant descubre un manuscrito escrito por el anciano, y que es un análisis académico sobre un documental titulado El expediente Navidson, aunque Truant manifiesta que no ha podido encontrar ninguna prueba de que la película realmente haya existido.

A partir de ahí, la novel alterna entre la historia que cuenta dicho documental, el informe del anciano, y el efecto que ambas cosas provocan en el joven Truant, que nota que cada vez va perdiendo más y más la cabeza.

Lo puedes encontrar aquí

Sitios para visitar

Biblioteca Huntington

Lo que era la mansión de un magnate del ferrocarril de principios del siglo XX se ha convertido en una espectacular biblioteca que no solo es una belleza por fuera, rodeada de jardines y elementos de inspiración oriental, sino que además alberga, entre otras joyas, una Biblia de Gutenberg y un ejemplar del Primer Folio de la obras de Shakespeare.

Los Angeles Public Library

No solo es una fantástica biblioteca sino que también acoge el Tessa, un increíble archivo digital de la historia de Los Ángeles

El Frolic Room

Este bar, en pleno Hollywood Blvd. perteneció a Howard Hughes en los 50 y fue el lugar favorito de Charles Bukowski en los años 70. Y si un hombre como Bukowski, con su experiencia en bares, lo recomienda, es parada obligatoria

Musso & Frank Grill

El local más famoso en la historia literaria de Los Ángeles. Atención a sus habituales: Lillian Hellman, Dorothy Parker, Dashiell Hammett, John O’Hara, Thomas Mann, William Faulkner (que, según los rumores, incluso solía atender tras la barra), Bertolt Brecht, F. Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Budd Schulberg, Nathaniel West y Gore Vidal.

Era una parada lógica, pues la sede de la Asociación de guionistas se encontraba justo enfrente, y la famosa librería de Stanley Rose a tan solo unos metros de distancia.

The Hollywood Roosevelt

Este hotel era hospedaje habitual de William Faulkner cuando visitaba la ciudad, y se dice que podías encontrártelo en el bar, recitando a Shakespeare y maldiciendo esa ciudad, a la que odiaba.

La casa de Bukowski

Aquí es donde, según los rumores, Bukowski pasó de ser un empleado de Correos a un escritor a tiempo completo. Sus amigos cuentan que vivía rodeado de papeles escritos, poemas y cuentos amontonados por el suelo y contra las paredes.

En Febrero de 2008 se le otorgó la condición de Monumento histórico, lo que la salvó de ser demolida.

The last bookstore

Parada imprescindible para los amantes de las tiendas de libros. Este espacio reúne más de 250.000 ejemplares en estrechos corredores, estanterías e incluso colgando del techo. Está considerada una de las librerías más bonitas del mundo.

Mural de Bukowski

En el barrio de Los Feliz, donde Bukowski pasó parte de su vida, el artista Nathan Anderson pintó un bello mural en honor al escritor, para anunciar la apertura de un bar que llevaría su nombre. En este barrio se pueden encontrar diversos homenajes al autor.

Rutas

Hay decenas de rutas turísticas en autobús por Los Ángeles, algunas dedicadas a un escritor en concreto, otras a una época o un género. Aquí nombro alguna, aunque otras se me escaparán, seguro.

Las rutas de Esotouric:

Esta empresa ofrece recorridos diferentes a todo lo que hayas visto antes, rutas que mezclan el crimen y la historia social, el rock and roll y la arquitectura, la literatura y el cine, las bellas artes y los estudios urbanos en un vistazo a toda la historia de la ciudad.

Ofrecen también curiosas paradas como un picnic de dumplings en un chino entre rascacielos, donuts en el aparcamiento de la licorería favorita de Charles Bukowski o helados inspirados por Raymond Chandler en Scoops de East Hollywood.

Info aquí

Haunts of a Dirty Old Man

Un tour dedicado a Bukowski, los lugares en los que vivió, trabajó y bebió, que no serán pocos.

Info aquí

Tour Noir L.A.

Bungalows. Crimen. Hollywood. Rubias. Niebla tóxica. Muerte. Este era Los Ángeles de Raymond Chandler, el L.A. que recorre este tour dedicado al autor y su mundo.

Info aquí

Pues sí, no solo de palmeras y actores vive Los Ángeles, en sus calles encontrarás localizaciones de un millón de películas, pero también escenarios en los que nacieron y se gestaron algunas de las mejores novelas del género negro y la ciencia ficción. Librerías, museos y bares (¿cómo no? ¿Qué tenemos los escritores con el alcohol?), pero sobre todo edificios y calles por las que caminar, aunque sea esta una ciudad en la que nadie pasea y hasta el más mínimo trayecto se realiza sobre ruedas. Yo, desde luego, pienso pateármela todo lo que pueda.

¿Conoces la ciudad? Todavía estás a tiempo de dar algún consejo o recomendar alguna parada que se me haya pasado por alto. ¡Anímate!

La semana que viene, la siguiente parada: ¡San Francisco!

Un abrazo, y hasta entonces

 

(Crédito de las imágenes Google, traveler.es, streetasart.com)

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados