Reseña de Fuego, de Joe Hill

Reseña Fuego - arantxarufo.com
Compartir:

Fuego, Joe Hill

Nadie sabe dónde y cuándo se originó, pero una plaga se ha extendido por todas partes. Los médicos la llaman «Trichophyton draco incendia»; los demás, escama de dragón, una espora que marca la piel de los contagiados con manchas negras y doradas antes de hacerles estallar en llamas. Y no hay antídoto.

Harper Grayson está embarazada y, por su trabajo de enfermera, ha visto a centenares de pacientes arder… o los veía antes de que el hospital se incendiara. Ahora sólo puede fijarse en las marcas que han empezado a recorrerle la piel. Tras el primer brote, ella y su marido acordaron resolver la situación por sus propios medios en caso de que se infectaran. Pero Harper quiere vivir; al menos, lo suficiente para dar a luz.

Mientras la población en la que residen se ve envuelta en el caos por la enfermedad y los grupos que pretenden exterminar a los contagiados, Harper coincide con un misterioso desconocido que deambula entre los escombros con indumentaria de bombero y las marcas de la espora. Sin embargo, no arde. Es como si hubiera aprendido a usar el fuego a modo de escudo para las víctimas… y de arma contra los verdugos.

Personajes 95.
Historia 90.
Escritura 90.
Final 90.

Lo bueno

  • John Rockwood. La definición de los personajes, en general, y Rockwood en particular
  • Nadie es bueno del todo ni malo del todo. Viven los tonos de gris
  • Los guiños constantes a sus propias novelas, a las de su padre, a Harry Potter…
  • Los giros
  • El final

Lo malo

  • En ocasiones puede hacerse un pelín largo
  • Quizá la constante utilización de «avisos» sobre lo que va a ocurrir para generar ansiedad en el lector me tocaron un poco las narices
91.25

Nota media

Fuego, el libro que insistían que debía leer y, efectivamente, debía leerlo.

768 páginas. ¿Recuerdas que hace unas semanas te hablaba de lo mucho que me gustan las novelas largas? Pues aquí tienes un nuevo ejemplo de lo que te decía. 768 página y no sobra ni una. Si algo se le puede echar en cara a la longitud de esta novela es que te lo hace pasar tan mal, en ocasiones, que cierras el libro y ves lo que te queda por delante y no sabes si serás capaz de soportarlo. Porque, como no podía ser de otra manera en las obras de Joe Hill, Fuego no es una historia alegre y divertida, en absoluto; en ella encontramos lo peor del ser humano y, ¡oh, sorpresa! algunos breves asomos de lo mejor, que también lo hay.

Fuego podría considerarse una novela postapocalíptica, si bien en ella vivimos el antes, el durante y el después del apocalipsis. Cuando la civilización que conocernos se viene abajo y todas las convenciones sociales y lo que nos convierte en seres humanos desaparece, entonces ya solo somos animales luchando por sobrevivir. Y eso es lo magnífico de esta novela, que refleja tan bien al ser humano que ni una sola de sus reacciones resulta difícil de creer, todo lo contrario, son el reflejo de la realidad, de lo que somos y lo que nos rodea, y por eso los malos dan tanto miedo, porque sabemos que el mundo es así.

El autor: Joe Hill

Reseña Fuego, Joe Hill - arantxarufo.com
Si es que es clavadito a su padre, el jodío

Joe Hill es el hijo de Stephen King. ¿Necesito decir algo más? Si es así, ya lo dice él al comienzo de este libro:

Inspiración: Ray Bradbury, de quien robé mi personaje; mi padre, de quien robé todo lo demás.

Por ir más allá de su genealogía, resumiré que Joe Hillstrom King nació en Maine en 1972, y es escritor de novelas de terror y ciencia ficción así como de cómics. Sus obras han ganado incontables premios, y que nadie crea que ha sido gracias a papá, pues su relación familiar no se hizo pública hasta el 2007, cuando Joe ya se había labrado una exitosa carrera.

Hasta el momento, ha escrito 4 novelas:

  • El traje del muerto
  • Cuernos
  • NOS4A2
  • Fuego

También tiene varios relatos, algunos de ellos recogidos en la colección Fantasmas; y la serie de cómics Locke & Key.

La trama

Un extraño virus ha infestado la humanidad, nadie sabe por qué ni de dónde salió, y ni siquiera está claro cómo se contagia; pero sus víctimas arden  en combustión espontánea sin aparente motivo y mueren en cuestión de segundos. Por supuesto, ante una situación así, el mundo entero se va al garete. Las ciudades caen pasto de las llamas, los contagiados se convierten en apestados rechazados y temidos por los sanos; la gente huye, se esconde, se suicida, mata…

Harper Grayson es enfermera en un colegio de primaria que se presenta voluntaria para trabajar en un hospital en cuanto se desata el caos. Allí ve arder y morir a mucha gente, pero ella aún tiene esperanza, al menos, en hacer todo lo que esté en su mano. Su marido no es tan positivo, y aterrado ante la idea de morir quemado vivo, la hace prometer que si se contagian se suicidarán juntos.

Ella accede, pero todo cambia cuando descubre que está embarazada. Y cambia aún más cuando, poco después, encuentra sobre su piel las extrañas marcas negro y oro que indican que se ha contagiado. Harper no quiere morir, ahora no, y ante la reacción de su marido solo le queda una opción: huir.

Hay mucha gente en su situación, mucha gente sola, contagiada, aterrada. Algunos se han unido a extraños grupos que los protegen del peligro que representan las patrullas de exterminación de enfermos. Otros luchan por su cuenta. Todos intentan sobrevivir. En su pelea personal por la vida, Harper conoce a John Rockwood, un misterioso inglés vestido de bombero que parece haber aprendido a utilizar la enfermedad en su propio beneficio.

Quizás, al final, sí haya una esperanza.

Los personajes

Mi padre, de quien robé todo lo demás… ¿Lo recuerdas? Pues aquí está la prueba, Joe Hill aprendió a trazar personajes de la mano de su padre, y esta influencia se percibe en Fuego sin atisbo de duda. Magníficos. Aquí los buenos no lo son tanto, los malos resultan comprensibles, la locura afecta a todos por igual y la lucha por la supervivencia no entiende de moralidad.

Por supuesto hay muchísimos personajes en esta novela, pero me voy a centrar en los que, a mi entender, resultan más importantes:

  • Harper Grayson: La enfermera Grayson es una mujer optimista, alegre, empeñada en verle el lado bueno a las cosas y obsesionada hasta el extremo con las películas infantiles, en general, y Mary Poppins, en particular. Es valiente, más fuerte de lo que cree y no se está dispuesta a rendirse ante nada ni ante nadie.
  • John Rockwood: El bombero. De los mejores personajes que he encontrado en mucho tiempo. Este inglés vestido de bombero tiene un sentido del humor negro y cínico con el que se enfrenta a cualquier situación adversa, y si esto no sirve, también tiene la habilidad de utilizar a su antojo el fuego que genera su cuerpo. Rockwood sabe que es el único que puede defender a los enfermos y los débiles de las amenazas externas y se erige en protector de los necesitados porque, como él mismo admite, le encanta la fama. Pero Rockwood también tiene un pasado, lleva a cuestas sus propios traumas y su dolor y por los que no pudo salvar antes llegará hasta el final para salvar a los que pueda ahora.
  • Jakob: El marido de Harper es un amante esposo, algo egoísta, algo infantil, pero un buen compañero hasta que estalla la crisis y descubrimos su verdadera personalidad, su miedo. Es fácil echarle las culpas, pero ¿cómo reaccionaríamos nosotros ante la posibilidad de ver cómo la persona que amamos arde en llamas? ¿Y ante la posibilidad de que nos contagie?
  • Nick: El pequeño de la historia es un niño sordo que nos muestra el mundo desde su punto de vista. Más aislado que nadie debido a su deficiencia auditiva es también, quizá por eso mismo, quien ve las cosas con mayor claridad. No soy muy fan de los niños en las novelas, pero Nick es un personaje increíble, con sus miedos infantiles, en ocasiones más aterradores que la realidad de la espora asesina, y también con un valor y una lealtad impensables en los adultos.
  • Allie: La hermana de Nick es, también, de las mejores adolescentes retratadas en una novela. Insoportable, egoísta, dulce, adulta en ocasiones, infantil casi siempre. Terriblemente valiente. Magnífica.
  • El abuelo: Uno de los personajes más extremos de la novela, porque nadie es tan bueno y menos en una historia como esta en la que no puedes confiar en ninguno. Sin embargo, el abuelo es así. El líder de una secta religiosa que no solo ofrece hogar y refugio a sus adeptos sino la promesa de sobrevivir a la infección.
  • Carol: La hija del abuelo es su más ferviente defensora. Una mujer más pragmática y decidida que él, consciente de lo que hay fuera y de lo que se están jugando si alguien, una oveja negra, pone en peligro a todo el rebaño.

A lo largo de Fuego conoceremos a todos los miembros del refugio del abuelo, a personas rescatadas por el bombero y por la enfermera, a personas aterrorizadas y a otras que intentan adaptarse a la situación. Y, por supuesto, a los que encuentran en un mundo en ruinas la oportunidad perfecta para liberar sus instintos más salvajes.

En resumen: Fuego

Fuego me ha encantado. Creo que ha quedado claro en esta reseña. Si buscas una historia de terror te diré que sí, lo da, pero no es un terror de sustos y elementos sobrenaturales, es un terror del real, del que incomoda lo más profundo de tu ser porque sabes que refleja la realidad misma del ser humano. En una situación así, lo que relata Joe Hill en esta novela es exactamente lo que ocurriría. Y eso, a mí, me asusta más que cualquier zombie.

Digno sucesor de su padre, en Fuego,  Joe Hill nos ofrece un elenco de personajes magníficamente trazados, cada uno con su evolución, sus fortalezas, sus debilidades, su bondad y su maldad.

¿Puedo poner alguna pega? Joe Hill abusa de los adelantos a la historia, quiero decir, esas frases que, al final de un párrafo o un capítulo de repente te sueltan «Pepito no imaginaba que no sobreviviría a esa noche». ¿Para qué? A ver, ¿para qué me cuentas eso? Es como si no confiara en la capacidad de atracción de la historia por sí misma y tratara de engancharme con ese anzuelo. No me gusta. Una o dos veces lo trago, pero Hill recurre a ese truco casi en cada capítulo y no me gustó. Nada.

Aparte de eso, magnífica.

Recuerda que puedes comprar Fuego en librerías o en Amazon

Un abrazo, y felices lecturas.

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados