Reseña: La novia gitana. Una muerte cruel y un asesino imposible

Reseña La novia gitana - arantxarufo.com
Compartir:

La novia gitana, de Carmen Mola

«En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo», podría añadir la inspectora Elena Blanco, jefa de la Brigada de Análisis de Casos, un departamento creado para resolver los crímenes más complicados y abyectos.

Susana Macaya, de padre gitano pero educada como paya, desaparece tras su fiesta de despedida de soltera. El cadáver es encontrado dos días después en la Quinta de Vista Alegre del madrileño barrio de Carabanchel. Podría tratarse de un asesinato más, si no fuera por el hecho de que la víctima ha sido torturada siguiendo un ritual insólito y atroz, y de que su hermana Lara sufrió idéntica suerte siete años atrás, también en vísperas de su boda. El asesino de Lara cumple condena desde entonces, por lo que solo caben dos posibilidades: o alguien ha imitado sus métodos para matar a la hermana pequeña, o hay un inocente encarcelado.

Por eso el comisario Rentero ha decidido apartar a Zárate del caso y encargárselo a la veterana Blanco, una mujer peculiar y solitaria, amante de la grappa, el karaoke, los coches de coleccionista y las relaciones sexuales en todoterrenos. Una policía vulnerable, que se mantiene en el cuerpo para no olvidar que en su vida existe un caso pendiente, que no ha podido cerrar.

Investigar a una persona implica conocerla, descubrir sus secretos y contradicciones, su historia. En el caso de Lara y Susana, Elena Blanco debe asomarse a la vida de unos gitanos que han renunciado a sus costumbres para integrarse en la sociedad y a la de otros que no se lo perdonan, y levantar cada velo para descubrir quién pudo vengarse con tanta saña de ambas novias gitanas.

Lo bueno

  • Elena Blanco, una protagonista con más oscuros que claros
  • Los giros de la historia, que juegan con el lector a su antojo
  • El desenlace
  • El cliffhanger final. Inesperado. Brutal. De dejarte con la boca abierta esperando más.

Lo malo

  • El subinspector Zárate. Algunas reacciones no tienen demasiado sentido
  • Algunos secundarios resultan exagerados para afianzar su personalidad

La novia gitana, la supuesta primera novela de una supuesta autora supuestamente llamada Carmen Mola

Lo siento si se me nota el resquemor, es que todo eso de los autores misteriosos, ocultos bajo seudónimo, me resulta anticuado y, a título personal, me molesta. Me parece que intentan jugar con el lector generando interés y márketing donde no hace falta. Porque no hace falta. Esta novela es fantástica y lo seguiría siendo aunque la hubiera publicado Pepita de los Palotes. Cuando aparezca la autora (o autor), que aparecerá a bombo y platillo con la publicación de la segunda novela o la tercera o cuando ya a nadie le importe y haya que darle más bombo, tendremos la historia hasta en la sopa y lo realmente importante, la calidad de la novela, pasará a segundo plano.

Sí. Me molesta.

Pero yendo a lo que importa, como he dicho, La novia gitana es una novela fantástica. Ya había leído la reseña en el blog de Escaparate Literario, y sabía que si allí la ponían tan bien, tenía que serlo. No me equivoqué. Es una novela increíble, pero, si me pides que te explique por qué, me va a costar hacerlo. No lo sé. Es algo en el ritmo, en la historia, en los personajes, en la escritura… Ninguno de esos elementos es perfecto, y si tratas de analizarlos uno por uno te das cuenta de ello, pero el resultado final es impresionante.

A lo largo de la novela se tocan temas de lo más variado, las costumbres de la etnia gitana, su integración en la sociedad, los matrimonios mixtos, la homosexualidad, la familia, el alzheimer, la pederastia… Todos estos temas se entremezclan para jugar con el lector y hacerle creer que sabe hacia dónde va cuando, en realidad, no tiene ni idea.

Y en medio de esta historia, otra, unos comienzos de capítulo protagonizados por un niño encerrado en una nave industrial, cuya historia encoge el estómago a cada página que lees y que al final, entendido el sentido de todo, es el broche perfecto a la historia.

Quiero destacar, también, la elección de ¿la autora, el autor, el ente sobrenatural con ordenador? de narrar esta historia en tiempo presente. No es habitual, pero me ha parecido una elección maravillosa que da muchísima fuerza a la narración y facilita que el lector se trague todas las trampas que te va tendiendo.

La trama

Susana Macaya, una joven de padre gitano y madre paya, aparece asesinada de una manera atroz e incomprensible la noche de su despedida de soltera. La tortura que sufrió ya basta por sí sola para llamar la atención de la policía, pero el hecho de que su hermana Lara fuera asesinada de igual manera siete años antes, y que su asesino fuera atrapado y encarcelado en su momento, hace que el caso se asigne a una unidad de élite de la policía madrileña, la BAC.

Al mando de esta unidad está la inspectora Elena Blanco, una policía traumatizada por un hecho acaecido hace años, que sobrevive a base de trabajo, karaoke y lingotazos de grappa a todas horas.

Junto a ella se empeñará en trabajar el subinspector Ángel Zárate, un joven policía cuyo mentor fue quien logró resolver el caso de Lara Macaya, y que sueña con incorporarse a la BAC.

Entre los dos, y el variopinto grupo de agentes especializados a las órdenes de la inspectora Blanco, tendrán que descubrir si el hombre que lleva todo este tiempo en prisión es inocente y, si es así, quién es el verdadero asesino capaz de hacer algo tan horrible.

Los personajes

  • Elena Blanco: La inspectora al mando de la BAC es uno de esos personajes que a mí me gustan, de los que incluyen todos los matices de gris. Es la mejor en su trabajo, eficiente, decidida, firme y resolutiva, pero tiene también el lado oscuro que abarca su faceta más personal. Pasó por algo terrible hace unos años y no ha logrado superarlo, es un trauma que lleva consigo y al que se aferra de manera desesperada para no olvidar. El karaoke, la grappa (una especie de licor italiano) y el sexo con desconocidos son sus armas para sobrevivir cuando no está trabajando.
  • Ángel Zárate: Tengo sentimientos encontrados respecto a este personaje. Me encanta su insistencia y su lealtad hacia el cuerpo de policía y hacia su mentor, pero a veces me parece que actúa de manera infantil.
  • Miguel Vistas: El hombre encerrado por el asesinato de Lara Macaya hace siete años. Lo conocemos en la cárcel y, poco a poco vamos sabiendo más sobre su personalidad. Un hombre tranquilo que sobrevive en prisión dando clases de fotografía al resto de presos y que asegura estar ahí por un error de su abogado (como todos los demás). Este nuevo asesinato representa para él la esperanza de ser declarado inocente y salir a la calle.
  • Salvador Santos: El policía que investigó y resolvió el primer asesinato, el de Lara Macaya, es ahora un jubilado en avanzado estado de alzheimer bajo los cuidados de su esposa, que ve como su marido se desvanece poco a poco ante sus ojos. El mentor de Ángel Zárate recuerda el caso a pinceladas y el hecho de que un asesinato tan atroz se repita de esta manera parece implicar que algo hizo mal en su momento. ¿Se dejó influenciar por el racismo hacia los gitanos, manipuló pruebas? Salvador y Zárate aseguran que no fue así, pero en la BAC no están tan convencidos.
  • El comisario Rentero: Uno de los personajes mejor retratados de la historia, pese a que no deja de ser un cliché. Un comisario más volcado en su carrera política que en la justicia que, sin embargo, no deja esta de lado. Amigo de Elena y de su familia, siempre tuvo problemas con Salvador Santos, y ahora está más que dispuesto a desconfiar del trabajo que aquel realizó.
  • El equipo de la BAC: Chesca, Orduño, Buendía y Mariajo. Cada uno experto en lo suyo. Chesca y Oruño, dos agentes de acción; Buendía, el forense del cuerpo, y Mariajo, una inesperada experta informática en la sesentena que se mueve por los entresijos de Internet como si lo hubiera hecho toda la vida.
  • El niño en la nave: Poco sabemos sobre este pobre crío, encerrado sin comida y sin agua en una nave industrial. No sabemos por qué está ahí, pero sufrimos cada segundo de su encierro y cada dolor, pues (¿la autora, el autor, el extraterrestre que escribe?) no se corta a la hora de describir las penas que sufre durante ese tiempo.

En resumen: La novia gitana

La novia gitana tiene algo que la convierte en una novela excepcional. No sé exactamente qué. La historia está llena de giros inesperados que juegan con el lector de una manera sádica, crees que sabes pero no sabes. Los personajes, dentro del cliché que representa alguno de ellos, son cercanos, bien trazados. Las distintas tramas se desarrollan en paralelo pero siempre cercanas hasta que todo logra tener sentido al final. Y ese final, aunque el culpable definitivo de la historia no me resultó tan sorprendente, está hilado de manera magistral para cerrar el círculo. Quizás habría agradecido un clímax algo más apoteósico, pero para eso está el cliffhanger de la última página, para dejarte la boca abierta y los pelos de punta. Y una pregunta: ¿cuándo sale la continuación?

Recuerda que puedes comprar La novia gitana en librerías o en Amazon

Un abrazo, y felices lecturas.

Compartir:

Comentarios (2)

Pues ya tiene segunda novela: «la red púrpura». En preventa al menos…

Eso me han dicho.
Ya se intuye en la novela que tendría continuación, pero no esperaba que fuera tan rápido jjjjj.
Habrá que ir a por ella 😉

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados