Entrevista para A Librería Blog

Entrevista A Librería Blog
Compartir:

A finales de abril, el blog de crítica literaria A Librería Blog me realizó esta magnífica entrevista. Es especial para mí, lo admito, pues era la primera vez que su autora, Silvia Paz, realizaba una entrevista y me siento enormemente halagada de que me eligiera a mí para estrenarse.

Debo decir que le salió estupendamente.

Todo mi agradecimiento a Silvia y a A Librería Blog por su apoyo.

Puedes leer el original aquí

Leyendo novela negra con Arantxa Rufo

 

·Título: En el punto de mira
·Autora: Arantxa Rufo
·Género: novela negra
·Obra autopublicada
·Fecha: 2016
·Páginas: 478
·Valoración: Excelente
·Enlace de compra


Nadie en el mundo es blanco y negro, y yo me esfuerzo mucho por reflejar toda esa gama de grises en mis personajes. Es algo personal, no soporto a los que se definen en los extremos.


No hace mucho reseñaba en esta web la segunda novela de la autora canaria Arantxa Rufo. Se trata de la novela negra Zed está muerto (2018). En esta ocasión, vamos a sumergirnos en su primera novela, también policíaca, de la mano de su autora. Y a charlar un poco de novela negra en general con esta escritora, que en mi opinión está a la altura de los grandes nombres del género y no es aún todo lo conocida que merece.


foto3


Te doy la bienvenida, Arantxa, a nuestra web y te agradezco el aceptar hacer esta reseña-entrevista. Es un honor poder leer tu obra contigo.

Arantxa Rufo: El honor es mío. Muchísimas gracias a ti por esta propuesta.


A grandes rasgos, en la novela En el punto de mira tenemos una asesina a sueldo, un hacker que la ayuda y un policía que trata de cazarla. Si bien este argumento es potente, nos encontramos con un inicio todavía más potente. Se trata de un primer capítulo en segunda persona que nos mete de lleno en la historia. Es un golpe de efecto muy certero y poco empleado en la narrativa, pero predominante en poesía y canciones. Arantxa, ¿cómo surgió la idea de construir este inicio tan poco común?

AR: La idea nació por el temor a que el lector olvidara quién es la asesina y, sobre todo,  qué es lo que hace. Al ser la protagonista principal de la novela, el lector la acompaña, sabe lo que piensa, lo que siente y puede tender a identificarse con ella y suavizar las consecuencias de sus actos. Quería que la primera impresión sobre ella  la tuviera desde el otro lado, y que fuera lo más impactante posible, en efecto, para que no lo olvidasen.


En esta novela la típica concepción de lucha del bien contra el mal se diluye. Los personajes no son héroes o villanos y es algo que me llama mucho la atención, que todos tus personajes son muy reales y tienen muchos matices y aristas. ¿Te basas en comportamientos de personas reales para inspirarte?

AR: Yo creo que todos los autores utilizamos rasgos de las personas a nuestro alrededor para dar mayor profundidad a los personajes. Por supuesto, eso no significa que conozca personalmente a una asesina a sueldo, pero al final se trata de ver a cada uno como a una persona real, más allá del papel que interprete. Nadie en el mundo es solo blanco o negro, y yo me esfuerzo mucho por reflejar toda esa gama de grises en mis personajes. Es algo personal, no soporto a los que se definen en los extremos.


El personaje de Kathleen Addams es un tanto atípico por su historia personal, pero también por ser mujer. Al menos desde mi experiencia como lectora, las mujeres solemos ser la víctima en este tipo de obras de ficción y en los últimos años también investigadoras, pero pocas veces tenemos a una asesina de género femenino. Además, se da el caso de que los asesinados son hombres. ¿Consideras importante introducir estos cambios de rol en la ficción como una renovación del género negro?


Cada vez hay más autoras que trabajan estas novelas, y es inevitable que las mujeres le demos una giro a las tramas y los personajes habituales.


AR: Primero déjame apuntar que, en su historial, Kathleen también ha asesinado a mujeres, ella trabaja por dinero y, por lo tanto, lo suyo no es una lucha de género.

Respecto a tu pregunta, sin duda, creo que el género negro es uno de los que más ha tardado en salir de una serie de reglas y normas establecidas desde los años 50; pero también creo que es de los que mejor se están adaptando a los nuevos tiempos. Cada vez hay más autoras que trabajan estas novelas, y es inevitable que las mujeres le demos una giro a las tramas y los personajes habituales; no tanto de manera consciente para provocar esa renovación, que también, sino como un simple reflejo de los cambios sociales a los que el arte se tiene que acabar adaptando.


en el punto de mira


Tu manera de narrar me parece brillante pues, aunque es ágil y tiene un ritmo trepidante, En el punto de mira recuerda a los grandes clásicos de la novela policíaca. Es una prosa cuidada al detalle que hoy en día comienza a no ser común. He leído en tus redes que sueles escribir a mano y transcribir luego lo redactado. ¿Escribiste tu primera novela también a mano? ¿Cómo crees que beneficia esa manera de trabajar a la calidad de tus textos?

AR: ¡Gracias por esas palabras!

Cuando empecé a escribir mis primeras historias, de pequeña, lo hacía a mano, pero más tarde me pasé al ordenador. Años después, estaba corrigiendo el borrador de En el punto de mira y necesité añadir algunos capítulos nuevos. Como hacía buen tiempo salí a escribir al balcón, y fue entonces cuando descubrí las enormes ventajas que tenía ese método. Y ya no lo he dejado.

No puedo decir que beneficie la calidad de lo que escribo, ojalá fuera tan fácil, lo que sí beneficia es el ritmo y la concentración que alcanzo lejos del ordenador y de cualquier otra distracción. Siento que se crea un flujo entre mi cerebro y mi mano que propicia la velocidad y esta concentración, pues todo lo demás desaparece.


A raíz de lo anterior, creo que todos los escritores son también grandes lectores ¿Cuáles son tus referentes? ¿Qué autores o libros dirías que te han influido más?

AR: Esa pregunta es difícil. Aunque escribo género policíaco, me parece importante, imprescindible, leer todo tipo de literatura y conocer todos los géneros, por lo que mis referentes son muchísimos, desde Ken Follet a Toni Morrison, Tolkien, Forsyth y, por supuesto, mi idolatrado Stephen King.


En esta novela tenemos unos detalles muy bien encajados y extremadamente precisos de los lugares en los que transcurre la trama, las armas que se utilizan y otros aspectos que en mi opinión enriquecen mucho la lectura. A veces como lectora me da la impresión de estar en Londres siguiendo a Kathleen o al policía Daniel Ryman. ¿Cómo te has documentado para escribir? ¿Visitas los lugares en que sucede la acción?

AR: Da la casualidad de que, tanto en el caso de En el punto de mira, como en mi segunda novela, Zed está muerto, ambas se desarrollan en ciudades que yo ya conocía antes de escribirlas. Sin embargo, visitar una ciudad como turista no tiene nada que ver con habitarla y conocerla de verdad. Por eso considero tan importante una buena documentación previa. Por suerte, hoy en día contamos con miles de fuentes de información para saber lo que necesitemos, desde las armas hasta los métodos policiales o los recovecos de una ciudad. La herramienta más importante es internet, desde luego, pero yo intento tener a gente que conozca esos temas de primera mano, porque no siempre puedes fiarte de lo que veas en la web. Por ejemplo, tengo un amigo policía que me ayuda con los temas de armamento y la metodología policial, y que todavía no me ha hecho encerrar por las preguntas que le hago (aunque no descarto que acabe arrestándome).


En el punto de mira fue tu primera novela. Zed está muerto, la segunda. Ambas son obras de extensión considerable y de temática policíaca. Ya para terminar y saliendo un poco del tema principal de esta entrevista, ¿tienes algún nuevo proyecto entre manos del que nos puedas hablar un poco?

AR: Suele darme un poco de miedo anticipar mis proyectos, porque como soy un poco anárquica y siempre tengo varios proyectos en la cabeza, igual te digo que estoy haciendo una cosa y luego acabo enredada en otra, pero si todo sale bien, en unos días comienzo a corregir lo que será la segunda parte de En el punto de mira, con vistas a publicarla a lo largo del 2020. Como digo, es mi plan original, no te aseguro nada.


Muchas gracias de nuevo, Arantxa. Un placer hablar de novela negra contigo.

AR: El placer ha sido todo mío. Muchísimas gracias a ti.

 

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados