Reseña de El pato mexicano (C.W. Sughrue 2), de James Crumley

reseña - el pato mexicano - james crumley - arantxarufo.com
Compartir:

El pato mexicano, de James Crumley

El detective C. W. Sughrue se lanza en busca de una mujer desaparecida, Sarita Cisneros, esposa mexicana de un político tejano. Ni el FBI, ni su bien conectado marido, ni unos traficantes de cocaína sudamericanos interesados en dar con ella han logrado localizarla. Y en esa búsqueda que se convierte en un enloquecido periplo repleto de sexo y tiros, lo acompañará una andrajosa pandilla de veteranos de la guerra de Vietnam y una hermosa agente encubierta entre otros singulares compañeros de viaje. Sughrue se verá arrastrado a una ventura repleta de bandas rivales de traficantes, corrupción política, vicio, traiciones, intereses petrolíferos…

Lo que sí

  • El protagonista, al que conocemos con más profundidad que en la anterior entrega
  • Las anécdotas de Vietnam
  • Puro hardboil
  • El grupo de amigos de Sughrue, pura dinamita

Lo que no

  • Hay un jaleo importante de personajes, los villanos enfrentado entre sí y los que no sabemos si son buenos, malos o dependen de la página en que estés.
  • La historia da algunos bandazos que me dejaron un poco descolocada

El pato mexicano, de James Crumley. Vietnam y tiros a raudales.

Me gustó muchísimo El último beso, ese aire a novela negra clásica, esos personajes curtidos y hartos de la vida, sin nada que perder. Mala leche, tiros, persecuciones, alcohol y drogas. ¿Cómo no iba a querer leer su continuación?

Bueno, pues sí pero no. Volvemos a encontrar la mala leche, los tiros, las persecuciones, el alcohol y las drogas en cada página, sí, pero la historia que acoge estos elementos se me ha quedado un poco corta.

La trama va dando bandazos y hay un jaleo de personajes, entre los buenos, los malos y los que no queda claro qué son, que me provocaron cierta confusión mientras leía El pato mexicano (el título, por cierto, tampoco viene demasiado a cuento con la historia, aunque quede explicado). Si Agatha Christie decía que el truco para una novela de misterio reside en que el detective nunca sepa más que el lector, en El pato mexicano ocurre precisamente eso. En ocasiones, ellos sabían más que yo, y hasta que me lo explicaban, no entendía por dónde iban los tiros.

Porque tiros hay, a saco. Pura acción capítulo a capítulo, salpicada por numerosas escenas de sexo y una apología brutal a las drogas y el alcohol.

No sé si es suficiente para sustentar una novela, pero, oye, entretenido es un rato.

El autor. James Crumley

reseña - el pato mexicano - james crumley - arantxarufo.com

James Crumley nació en Three Rivers, Texas, en 1939.

Se especializó en novelas criminales, violentas y hardboiled, además de cuentos y ensayos sobre el género.

En español, solo se han editado cuatro de sus trabajos.

  • El último beso
  • El pato mexicano
  • Uno que marque el paso
  • Un caso equivocado

La trama

El detective C. W. Sughrue trabaja en la actualidad para un antiguo compañero durante la guerra de Vietnam. Entre alcohol y la gestión del bar que le cayó en las manos en algún momento, pasa la vida sin demasiados sobresaltos, hasta que un caso lo arrastra hacia un viejo conocido, Norman el Anormal, que ha decidido buscar a la madre que lo abandonó cuando era pequeño. No es que no sepa quién es, lo sospecha, y no solo está casada con un millonario empresario del petróleo, sino que ella misma lleva meses desaparecida. Ni el FBI ni su marido han logrado encontrarla, pero allá que va Sughrue dispuesto a lograrlo.

A lo largo del camino, el detective encuentra, entre la casualidad y la intención, dos viejos amigos de Vietnam, veteranos en un estado tan catastrófico como el suyo que lo ayudarán a buscar a Sarita Cisneros y a beberse y esnifarse todo lo que aparezca por el camino.

Entre bandas mexicanas, millonarios, extrañas agentes del FBI y amigotes de dudosa reputación, este grupo recorre medio Estados Unidos en lo que parece una misión imposible.

Los personajes

  • C.W. Sughrue. Sughrue está algo más quemado y más loco de como lo conocimos en su primera aventura. Parece haber decidido hundirse para siempre en el alcohol, y este caso lo trae de vuelta a la vida real.
  • Solly el amigo y jefe de Sughrue es uno de los mejores abogados de la ciudad, especializado en defender a los altos capos del narcotráfico.  Alguien que conviene tener cerca y que, sin embargo, oculta un pasado como oficial en Vietnam que no a todos agrada.
  • Wynona,  una buena amiga de la desaparecida Sarita Cisneros, se ve envuelta en todo este embrollo de desapariciones y secuestros con el inconveniente añadido de que Wynona tiene un bebé, el pequeño Lester, que despierta los instintos más amables del duro C.W.
  • Frank y Jimmy, los pongo juntos porque ambos hombres comparten más elementos de los que los separan, empezando por su pasado en Vietnam, mano a mano con C.W., su animadversión hacia Solly y su amor por el alcohol, las drogas y las armas. Y el hecho de que ninguno tiene nada que perder.

En resumen: El pato mexicano

Una novela de pura acción y desfase. Desde que arranca, con C.W. explotando una máquina de discos bajo las ruedas de un tren de mercancías, no hace sino aumentar el nivel de locura y desenfreno. Una novela que podría haberse escrito en los años setenta y que refleja, bastante fielmente, esa sociedad que no se ha ha recuperado del último fracaso americano y que busca en los alucinógenos una vía de escape de la realidad.

Supongo que eso explica que la trama se complique y enrede por momentos y que resulte incomprensible aquí y allí, pero también es cierto que lo mejor de la saga de Sughrue, El pato mexicano El último beso, no es lo que ocurre sino lo que vives mientras ocurre.

Recuerda que puedes comprarlo en librerías o en Amazon

mejores lecturas - el pato mexicano - arantxarufo.com
Un abrazo, y felices lecturas.

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados