Reseña: No hay cuervos, de John Hart

Reseña - no hay cuervos - arantxarufo.com
Compartir:

No hay cuervos, de John Hart

Con trece años, Johnny Merrimon tiene que enfrentarse a situaciones que ningún chico de su edad debería afrontar. En el año transcurrido desde la desaparición de su hermana melliza, Alyssa, su mundo se ha venido abajo: su padre les ha dejado y su frágil madre se encuentra inmersa en una espiral de autodestrucción. Pero Johnny se mantiene fuerte. Provisto de un mapa, una bicicleta y una linterna, acecha a todo hombre fichado por abusos en el Condado de Raven. La policía puede que haya renunciado a encontrar a Alyssa, pero él nunca lo hará. Alguien, en algún lugar, sabe algo y lo está ocultando…
Solo una persona se preocupa por Johnny: el detective Clyde Hunt, que comparte su obsesión por el caso. Pero cuando el chico es testigo del atropello y muerte de un motociclista, e insiste en que la víctima fue asesinada porque había encontrado a Alyssa, incluso Hunt cree que ha perdido la cabeza.
Entonces otra niña desaparece… y un exconvicto misterioso y gigante, que parece psíquicamente perturbado, llega a su pueblo repitiendo como un mantra: «No hay cuervos, no hay cuervos…» y le cuenta a Johnny una historia de violencia que se remonta a cien años atrás…

Lo que sí

  • Johnny Merrimon, un gran protagonista.
  • El detective Hunt, un gran secundario.
  • Los giros y trampas al lector, muy bien trazados.
  • La ambientación, asfixiante y realista.
  • El final. ¿Creías que lo sabías? Pues no.

Lo que no

  • La sinopsis. Cualquier parecido con la realidad…
  • Todo lo referente a las adicciones. Ojalá fuera así de fácil.

No hay cuervos. John Hart confirma su maestría

Cuando leí y publiqué la reseña de Redención, de John Hart, me sorprendió descubrir que se trataba de un autor al que los críticos consideraban un maestro del thriller y del que, sin embargo, yo jamás había oído hablar. A raíz de esta lectura, que me encantó, decidí buscar todo lo que hubiera publicado (que no es mucho), y este es el resultado.

Con No hay cuervos, confirmo mi admiración por este escritor y lamento que no haya más novelas suyas traducidas al castellano. John Hart es un maestro en la novela del suspense (no necesariamente thriller).

En No hay cuervos he vuelto a encontrar esos elementos que me engancharon en Redención: un protagonista muy joven en busca de justicia; adultos que danzan en la fina línea entre la justicia, la ley y el bien; unos giros muy bien trazados y un fantástico final.

John Hart debería ser mucho más conocido entre el gran público, y para eso, querido lector, escribo esta reseña. Si te gustan las novelas de suspense, no lo dejes pasar.

El autor. John Hart

john hart - no hay cuervos - arantxarufo.com

John Hart nació en Carolina del Norte, Estados Unidos, en 1965.

Ha ganado dos premios Edgar Allan Poe a la mejor novela, uno en 2008 por Down River y el segundo en 2010 por No hay cuervos. Es el único autor en la historia en ganar el premio Edgar por dos novelas consecutivas. También ganó el premio Barry (2010) por No hay cuervos, el SIBA Book (2012) por Iron House y el Ian Fleming Steel Dagger (2009) por No hay cuervos.

Sus novelas en castellano son:

La trama

Hace dos años que Alyssa Merrimon, de once años, desapareció sin dejar rastro, y esta desaparición dejó una profunda marca en todos los que la sufrieron. Su padre, acosado por la culpabilidad, se ha marchado de casa ,abandonando a la familia. Su madre, que siempre fue la chica más hermosa y alegre de la ciudad, se ha convertido en una alcohólica, adicta a las pastillas y enganchada a un maltratador que no le permite levantar cabeza. El detective Hunt, que investigó en vano la desaparición de Alyssa, se siente en deuda con la familia. Y Johnny, el pequeño Johnny, hermano mellizo de Alyssa, no ha sido capaz de recuperarse, y recorre los bajos fondos de la ciudad en busca de cualquier pista que lo lleve a descubrir qué sucedió.

Un día, en una de esas excursiones, Johnny presencia un sospechoso accidente de tráfico, y la víctima, antes de fallecer entre sus brazos, solo dice una cosa “La he encontrado”. Johnny sabe que se refiere a Alyssa. En ese pequeño pueblo, ¿a quién más se puede referir?

Porque Johnny no sabe que, esa misma mañana, otra niña ha desaparecido igual que su hermana, y el pueblo vuelve a estar en pie de guerra. Los viejos fantasmas revolucionan a la policía, que no está dispuesta a fracasar de nuevo, y la aparición de un enorme y violento presidiario fugado de la cárcel no hace sino añadir gasolina al fuego.

A Johnny todo esto le da igual. Él va a encontrar a su hermana, y por fin cree saber cómo lograrlo.

Los personajes

  • Johnny Merrimon. Este niño de trece años ha despertado los instintos maternales que no tengo. Un chaval fuerte, decidido, valiente, algo loco, también, dispuesto a meterse en cualquier agujero con tal de encontrar a su hermana. Fiel a su mejor amigo, Jack, un chico traumatizado por un brazo deforme, y a su madre, a la que debe cuidar pues no está ella para eso.
  • El detective Hunt. El hombre que juró que encontraría a Alyssa fracasó, y no ha sido capaz de sobreponerse a ello. Por eso lleva todo este tiempo vigilando a Johnny, al que ve sufrir cada día por la pérdida y la situación de su madre. Y también la vigila a ella, aunque sus motivos para eso puede que no sean tan nobles. Hunt está loco por ella y todo el mundo lo sabe.
  • Katherine. La madre de Johnny lo tenía todo. Era hermosa, tenía un marido que la adoraba y unos mellizos guapísimos y adorables. Pero Alyssa desapareció y todo eso se fue con ella. Ya no hay familia ni hermosura ni felicidad, solo alcohol, pastillas y una vida como marioneta en manos de un hombre al que le conviene tenerla bajo control.
  • Ken Holloway. El nuevo novio de la madre de Johnny es el hombre más rico y poderoso del pueblo, un déspota, maltratador y violento que no soporta a Johnny y que hará lo que sea con tal de que Katherine no se aleje de su lado.
  • Jack Cross. Puede que Jack, el mejor amigo de Johnny, no sea uno de los protagonistas de No hay cuervos, pero es un personaje fantástico, a caballo entre el adolescente malote de vuelta de todo y el niño traumatizado por su aspecto físico y su situación familiar, entre la lealtad infantil a una amistad y el hastío adulto a un mundo que desaparece en alcohol. Para achucharlo hasta romper.
  • Levi Freemantle. Con grandes reminiscencias al John Coffey de La milla verde, este convicto fugado, enorme y con cierto retraso mental, sufre como un niño la maldad de un mundo que no termina de comprender. Nadie sabe por qué se ha fugado, qué pinta en mitad del bosque ni qué lleva en esa pequeña caja que carga a cuestas, pero con la violencia que lo rodea, no puede ser nada bueno.

En resumen: No hay cuervos

No hay cuervos es un thriller redondo, por sus personajes, su ambientación y sus giros

Una novela ágil, con un ritmo perfectamente trazado. Alternando entre capítulos protagonizados por Johnny y por el detective Hunt, tenemos un punto de vista infantil y uno adulto, unos capítulos rápidos y tensos y otros de reflexión, unos en los que sufres por lo que estás haciendo y otros en los que sufres por lo que no puedes hacer.

Los personajes son fabulosos, pues aunque el villano sea malo malísimo, su protagonismo es limitado en el conjunto de personas involucradas en la historia, y cada una de ellas está llena de matices. Sobre todo, como comenté antes, Johnny, el detective Hunt y Jack.

También tengo que destacar la maravillosa ambientación de la América más profunda, la que no sale en las películas, la de la desesperanza y la resignación, que te llena de polvo los pulmones y de angustia el alma.

Y por último, el final, de aplaudir. Todo el tiempo convencida de que iba en cierta dirección, incluso apuntando al culpable con toda mi prepotencia, y de repente, zasca, giro de 180 º y no sabes nada, Jon Nieve. De aplaudir.

En resumen, te recomiendo No hay cuervos sin la menor duda. Estás tardando.

Puedes comprarlo en librerías o en Amazon

booktag - no hay cuervos - arantxarufo.com

Un abrazo, y felices lecturas.

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados