Diagrama de la escritura. La creación de mis novelas

diagrama de la escritura- la creación de mis novelas - arantxarufo.com
Compartir:

Cada escritor te dará su propia versión de lo que te voy a contar. No es que mienta yo ni que lo hagan ellos, es que, para cada uno, el proceso de escribir es diferente. Unos revisamos mucho (muchísimo) y otros poco o incluso nada, unos tienen una confianza que yo envidio y otros dudamos con cada coma que añadimos para acabar quitándola después. Unos se llevan las manos a la cabeza con el primer borrador para ir dando saltos de alegría con las siguientes revisiones, y otros creen haber escrito un borrador perfecto para acabar descubriendo, a cada revisión, lo equivocados que estaban.

Si hace un tiempo te hablaba de la montaña rusa que supone ser un escritor, hoy quiero plasmar el proceso de escritura de una novela en mi diagrama particular:

diagrama del sufrimiento - proceso de escritura - arantxarufo.com

La escritura del borrador

El comienzo siempre resulta inquietante, se mezcla la ilusión de un nuevo proyecto, de plasmar en palabras una idea que puede llevar meses en mi cabeza, con el vértigo de iniciar una carrera de dos años (mínimo) entre nuevos personajes, situaciones, dudas, inseguridades, miedos…

Pero te pones a ello y escribes a bandazos, entre capítulos que prácticamente se escriben solos y te dejan una sonrisa orgullosa en la boca y otros que parecen no tener sentido ni lógica alguna. No sabes de dónde vienes, a dónde vas ni por qué estás en el camino, y al final terminas como quien acelera contra un muro, que sea lo que Dios quiera.

diagrama de la escritura- la creación de mis novelas - arantxarufo.com

Las sucesivas revisiones

Dejas pasar un mes, por lo menos, aunque en mi caso suele ser más porque necesito olvidar la historia para volver enfrentarme a ella como si fuera la primera vez, y, sobre todo, necesito olvidar la parte emocional del proceso, qué capítulos me gustó escribir y cuáles no, y por qué no o por qué sí.

La idea es comenzar a revisar lo más limpia posible de influencias.

Y entonces, no falla, comienzo y resulta que la historia es mejor de lo que recordaba. Mi cabeza tiende a quedarse con lo malo, y en ese momento estoy convencida de que escribí una basura, ¡pero no! O… espera… sí, es una basura. Eso no está bien, ni eso, ni eso, ni eso… ¡Eso sí! Este capítulo/giro/escena está muy bien. Menos mal. Aunque… Caída libre. ¿Qué es este horror? ¿Yo escribí esto?

Meses, o un año o más, en este plan, dudando de lo que has escrito y de cada palabra que añades o borras para arreglarlo. Alguien me dijo una vez que los escritores escriben porque les divierte.

Los detalles

La trama está cerrada, arreglada y corregida veinte veces; los personajes hacen lo que yo quiero que hagan y la historia va a donde yo he querido llevarla. Se acabó el tiempo de los grandes cambios, esta es una última corrección a instinto básico, es decir, corrijo esta frase, corrijo esta palabra… ¿por qué? Ni idea, porque me suena mejor así, por instinto.

Los últimos retoques

Los últimos retoques me sirven para reconciliarme con el texto. En este momento viajo del “no está mal” al “está peor”, pero los altibajos no son tan pronunciados como en las etapas anteriores, porque ya no analizo la escritura del texto con la misma exigencia que entonces. Eso se acabó. Ahora me limito a buscar errores ortotipográficos: comas mal puestas, mayúsculas equivocadas y flecos de ese tipo.

Por desgracia, aquí comienza a hacerse patente el miedo a la meta. Se acaba el proceso, llevo casi dos años en este barco y ya va siendo hora de atracar en puerto, bajar a tierra y dejarlo atrás. O, sin metáforas cursis, publicar y dejar que vosotros lo leáis y deis vuestra opinión.

diagrama de la escritura- la creación de mis novelas - arantxarufo.com

La publicación

Ha llegado el momento, ya no hay marcha atrás. Y solo queda esa sensación mientras asomo el pie por encima del abismo al que me dispongo a saltar: “Que sea lo que Dios quiera”

 

Y todo esto, ¿vale la pena?

Que nadie me malinterprete, no me quejo. Todo este proceso que relato aquí y no deja de ser un sufrimiento lo es porque yo quiero. “Sarna con gusto”, que dicen mi madre y Pérez Gellida. Si no quisiera escribir, sería tan sencillo como no hacerlo. (¿O no sería tan sencillo?). El caso es que si escribo es porque quiero, y si aguanto esta montaña rusa es porque quiero y si quiero es porque, pese al sufrimiento que te he contado más arriba, sí vale la pena. No imagino vivir sin hacerlo.

Masoquista, que es una 😉

diagrama de la escritura- la creación de mis novelas - arantxarufo.com

¿Acaso tú no tienes una necesidad básica sin la cual no imaginas la vida? Creo que todos la tenemos, de un modo u otro, y creo que todos sabemos que, aunque cueste, seguiríamos con ella hasta el final. Para mí, es la escritura. ¿Y para ti?

 

Hasta la semana que viene, lectores.

Compartir:

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Arantxa Rufo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: info@arantxarufo.com.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Artículos relacionados